martes, 23 de diciembre de 2008

¡FELICES FIESTAS!

Siempre he asociado la Navidad con la Infancia.
Con la infancia feliz, con la infancia numerosa.
.
En los recuerdos del bullicio, en plena saturación de sabores otrora restringidos.
.
En el espejismo de las fágiles esferas, las guirnaldas y los pastores.
Y las luces, siempre las luces: pequeñitas, caprichosas.
.
Hastiados del permiso para destrozar melodías atemporales y el derecho a
trasnochar entre adultos.
.
Entre la agitación de lo prohibido y la ilusión del regalo esperado centelleando
en los ojos.
.
Y así hasta el agotamiento en libertad.
.
Por eso no encuentro mejor postal para estas fechas que el
gesto y la expresión de un niño ilusionado:
.
Ingenuidad
Alegría
Asombro
Curiosidad
Ilusión
Esperanza
Ensoñación
Belleza
Libertad
Utopía
*
¡FELICIDAD!
*
TODO lo que os deseo ahora y para siempre
Aquí queda envuelto en una de las páginas más hermosas:



17 comentarios:

Mei dijo...

¡Felices fiestas...!

Un beso...

Titus dijo...

Que lo pases bien en estas fiestas en las que, si se sabe buscar, uno puede encontrar pequeños oasis de paz y belleza como el que nos acabas de proporcionar. ¡Feliz navidad!

maria teresa dijo...

Que todo lo bueno también te llegue a ti. Feliz Navidad!

Anónimo dijo...

Muchas gracias. Felices Fiestas para ti también.

Concepción Julia dijo...

Perdon, soy la anterior. Felices Fiestas otra vez.

Barbebleue dijo...

Gracias, Mei, outro bico...

Si, Titus, esos oasis son los que nos hacen llevadero el desierto...


Hola maria teresa, no sé si te he dado la bienvenida al Castillo. En todo caso tuyo es todo cuanto en él hay, incluído el deseo de Felicidad.

Anónima Concepción Julia, quedas perdonada pues compartimos también el gusto por Proust.

Andrés Niporesas dijo...

Querido amigo, el 25 escucharé el Oratorio de Navidad, y, de alguna manera, las distancias se diluirán. De momento, disfrutemos de tu felicitación musical

maac dijo...

Felicidades Barbebleue, estupenda música, después de escucharla me he ido directo al post del año pasado por estas fechas, el Schoenberg... que tanto me impactó y que hoy he recordado.

Josefina dijo...

Gracias Barbebleue, la música de Chopin es siempre preciosa y el video, bueno... me ha acompañado a la infancia que tan cercana siento en estas fiestas, más que nunca.
Y nuevamente !felicidades mil!, que también se cumplan tus sueños de amor y de belleza...

Barbebleue dijo...

Buena costumbre Sr. Niporesas, en el Oratorio nos veremos.

Ventajas de tener un buen fondo de armario, maac.

Josefina, Chopin es un caballo ganador. Directo y seguro al alma.

alfredo dijo...

...Y las luces, siempre las luces:
pequeñitas, caprichosas, me quedo con eso, que otras necesitamos?
un texto precioso que podría ser el espacio escénico de la ópera de nuestras navidades, por supuesto con Chopin de fondo.

Un abrazo entrañable
Alfredo

Golaud dijo...

¡Feliz Navidad, Barbebleue! Comparto la ilusión de estas fechas por recordar también una infancia cargada de todas las palabras de la lista. No a todo el mundo le resultan gratas estas fiestas, pero como dice Titus siempre hay un momento de paz o de reflexión que a todos nos beneficia. El blog siempre está lleno de ambas cosas, y a veces de una paz que resulta imprenetable.

Felicidades también al resto de visitantes de tu hermnoso castillo.

pilar dijo...

toda la felicidad del mundo para tú Castillo, para ti y para tus visitantes.

Joaquim dijo...

FELIZ NAVIDAD MAESTRO DEL ALMA.
Ya ves, todos o casi, nos emperramos en músicas adhoc y tu nos sorprendes con un precioso Chopin y con la Pires. ¿Quién mejor?
Me voy a JSB, no abandono el Castillo.

Barbebleue dijo...

La música como luz de la ópera de nuestra vida, Alfredo.

Golaud, es un castillo hecho de música caravista, ensamblada en cariño.

Lo mejor del mundo para tí, Pilar. Tú ya formas parte sustancial del Castillo.

Toda excusa es buena, Joaquim, para
exponer el alma; con Chopin resulta sencillo y necesario.

¡Felicidades, de nuevo!

Anderea dijo...

Y, como no te conocía, no te felicité la Navidad.

Ahora leo esta entrada, buscando alguna otra cosa, y me entran unas ganas enormes de responder a tu maravillosa felicitación:

Que seas siempre muy feliz, que los buenos recuerdos nunca nos abandonen.

Un abrazo grande, Barbebleue. Tan grande como puedas disfrutar.

¡Feliz Navidad!

Barbebleue dijo...

... algo pronto, o algo tarde; no sé, creo que a tiempo.

¿Feliz Navidad! Anderea