lunes, 20 de agosto de 2018

Un recuerdo


Sirva una de las más bellas músicas de JS Bach como emotivo recuerdo y homenaje a una de las más fieles y queridas visitantes de este Castillo, gran admiradora del Kantor de Leipzig y muy querida amiga de quien suscribe.


Hasta siempre, un gran beso, Josefina López de Pastors.



miércoles, 20 de junio de 2018

Intermezzo rústico


Pocas piezas musicales, especialmente operísticas, han tenido un mayor y mejor aprovechamiento emotivo y evocador en el arte visual que el Intermezzo de Cavalleria rusticana (1890), la afamada ópera de Pietro Mascagni (1863-1945), cumbre del movimiento artístico conocido como verismo.

La desgarradora fuerza dramática de la partitura, ensalzada por la impactante belleza desoladora de la melodía, la han situado entre algunos de los fotogramas más conocidos del cine clásico: Toro salvaje, de Scorsese, o El Padrino III, de Coppola.

Hoy la recordamos, fluyendo entre sugestivos paisajes de la hermosísima Toscana, que también le sientan de maravilla:


viernes, 8 de junio de 2018

Frusciante


John Anthony Frusciante (1970), el afamado y excelente guitarrista de la mejor época de los Red Hot Chili Peppers, ocupa el puesto número 72 de la reconocida lista Los 100 guitarristas más grandes de todos los tiempos (versión 2015), de la revista Rolling Stone: una clasificación en la que no solo se valora el dominio del instrumento sino la influencia que su arte musical ha ejercido. En este caso resulta destacable señalar que una encuesta de la BBC le sitúa como el guitarrista de Rock más importante de los últimos 30 años (con permiso de Tom Morello).

Tras sus dos etapas en los Red Hot, con el paréntesis de sus cinco años oscuros (1992-1997), por sus adicciones, finalmente abandonó el grupo californiano en 2009 para centrarse en su carrera en solitario, como instrumentista y compositor.


Admirador de legendarios ases de la guitarra, como Jimi Hendrix o Jimmy Page, su técnica prioriza el sentimiento y la emotividad de la música sobre el virtuosismo o la velocidad de ejecución, al contrario que otros grandes nombres de su generación. 
¿Un guitarrista de antaño?


Para más detalles de su arte, consultar la abundante videografía de los Red Hot Chili Peppers, en especial su energético concierto de Slane Castle:


lunes, 28 de mayo de 2018

El Fagot


En el registro más bajo del viento-madera habita un instrumento de excepcional fisonomía y preciosa sonoridad: el fagot, y su relativo una octava más grave, el contrafagot.

El fagot adquiere entidad propia durante el siglo XVII, al parecer derivado del dulcián. Nacido para reforzar el bajo continuo, pronto toma presencia importante y estable en la orquesta de ese mismo período. En el XVIII se alza con un papel predominante, tanto como instrumento acompañante como solista, con abundante literatura concertística de firmas señeras como JS Bach, GF Händel, GP Telemann o A. Vivaldi.

Muy valorado durante el Clasicismo, en las obras de Mozart o Beethoven, disfruta de una gran evolución técnica durante el siglo XIX, estando muy presente en autores como CM von Weber o E. Elgar. Llega pletórico y afianzado al siglo XX de la mano de maestros como Richard Strauss. 

Registro amplio y sonido grave aterciopelado le siguen manteniendo como un imprescindible en todos los géneros y estilos musicales. 

Disfrutemos del Concierto para fagot y orquesta en si bemol mayor K.191 escrito por el genial WA Mozart, con el gran instrumentista Klaus Thunemann:


miércoles, 16 de mayo de 2018

Clarinete


En nuestro paseo por los instrumentos de viento-madera llegamos al clarinete, uno de los más bellos de la familia.

Como gran parte de los instrumentos, su origen proviene de Oriente, siendo su antecesor directo el Chalumeau, muy popular en los siglos XV y XVI, y cuya evolución llevó al moderno clarinete hacia finales del XVII, tomando su nombre del antiguo Clarín. Durante el siglo romántico vería perfeccionado su mecanismo, dividido en dos escuelas (germánica y francesa), asentándose definitivamente como miembro destacado de la orquesta moderna y apreciado solista.

En su sonoridad destaca su gran agilidad, la enorme capacidad para los matices sonoros, la extensión de sus registros, y la belleza melancólica de su timbre, que para Mozart era lo más cercano a la voz humana. 

Existe toda una gran familia de afinaciones del instrumento, siendo actualmente el soprano en si bemol el más usado o tradicional.

Escuchemos a uno de los más grandes y hermosos compositores para el clarinete, J. Brahms (1833-1897): Sonata para clarinete y piano en mi bemol mayor op. 120 nº 2, segundo movimiento Allegro appassionato:



lunes, 7 de mayo de 2018

Flauta travesera


La flauta travesera o transversal, pues ésa es la posición en la cual se toca, nos llegó desde el Imperio Bizantino, y coexistió durante siglos con la flauta dulce.

Durante el Barroco musical tomaría preeminencia sobre su hermana de nombre, logrando entrar por la puerta grande, tomando un puesto que todavía no ha perdido, en las orquestas sinfónicas durante el Clasicismo. Tras un cierto ostracismo, en cuanto a su actividad solista, ha conocido un florecimiento durante todo el siglo XX, incluso en ámbitos de la música popular.

Aún manteniendo la dulzura característica de la flauta de pico, la travesera se acabó imponiendo por la mayor luminosidad, y penetración, de su timbre, y por su amplio registro de tres octavas que sucesivas mejoras técnicas le aportaron, a partir del XIX.

Seguimos con G.P. Telemann para escuchar su Concierto para Flauta y continuo en Sol Mayor TWV 51:G2, con uno de los grandes del instrumento: Emmanuel Pahud.


domingo, 29 de abril de 2018

Flauta dulce


Hoy les propongo comparar la sonoridad, el timbre, de la entrada anterior del oboe, con el de la flauta dulce, también llamada flauta de pico.

Un instrumento muy antiguo, de enorme uso hasta la llegada del Clasicismo y del Romanticismo, con su potente poderío orquestal, pero que ha tenido una renacimiento en el pasado siglo.

La dulzura innegable de su sonido se amalgama con un agradable perfume a música antigua, y también, a primeras lecciones de música escolar.

Escuchemos un precioso ejemplo de música de flauta de pico, contrastada con el dessus de viola, una de las más agudas de la familia de las violas, en otra obra del siempre recomendable G.P. Telemann (1681-1767): Trio Sonata en re menor TWV42:d7


martes, 17 de abril de 2018

Oboe solista


Pocos instrumentos, salvo posiblemente el clave, me retrotraen al amplio Barroco musical como el oboe.

Un instrumento de viento madera que fue perdiendo peso y protagonismo a lo largo de los siglos sucesivos, tanto en la orquesta como en el papel solista. Tal vez la irrupción del clarinete, con su romántico timbre melancólico, pudo acentuar esta tendencia.

El oboe atesora una tímbrica mucho más frágil, netamente dulce y pastoril, en clara competencia con la familia de las flautas.

Casi todos los grandes nombres del tardobarroco le han dedicado honores principales, como este precioso Concierto en mi menor TWV 51:e1 del siempre genial y longevo, Georg Philipp Telemann (1681-1767), que les propongo escuchar en la modélica versión de Il Fondamento:




jueves, 5 de abril de 2018

El Canto del Cisne



Si alguna cualidad define bien el arte musical de Franz
 Schubert (1797-1828) es la fluidez expresiva, esa 
facilidad para dejarse  ir y llevar. Tal vez radique ahí 
la extraordinaria cercanía de su  música. 

Grandes ejemplos los encontramos entre lo que 
posiblemente sea su opus más aclamado: 
los Lieder, las canciones. 

Buena excusa, aunque no se necesite, para escuchar una 
vez más ese maravilloso lied "Ständchen" (Serenata), 
perteneciente a su falso ciclo   Schwanengesang 
(El canto del cisne) D 957. En realidad un ramillete 
de sus últimas canciones, recogido de forma póstuma.
 
El inconmensurable barítono Dietrich Fischer-Dieskau 
acompañado por su pianista de cabecera, Gerald 
Moore, nos llevan y  nos traen de la mano de Franz: 
El texto es del poeta Ludwig Rellstab (1799-1860),
una de cuyas traducciones, tomada de Kareol, 
les adjunto: 

SERENATA 

Quedo implorando mis canciones 
A ti a través de la noche;
Abajo, en la tranquila arboleda,
¡Amada, ven a mi lado!
Murmurantes, esbeltas copas susurran
A la luz de la luna,
El acecho hostil del traidor 
No temas, tú, amada.
¿Oyes gorjear a los ruiseñores?
¡Ay! Ellos te imploran,
Con el sonido de dulces quejas
Imploran por mí.
Comprenden el anhelo del pecho,
Conocen el dolor del amor,
Conmueven con los argentinos sonidos
A todo tierno corazón.
Deja también conmoverse tu pecho,
Amada, escúchame;
¡Trémulo aguardo el encuentro!
¡Ven, hazme feliz!

 


 

viernes, 30 de marzo de 2018

O Mensch


Decíamos hace más de un año que somos ciclos vitales, así que ha llegado el momento de retomar un Castillo que nunca ha sido abandonado del todo. Tal vez sin una periodicidad fija, pero con la misma ilusión que le dio origen.

La fecha escogida nos da pie para traer un pequeño fragmento de una de las cumbres de la Música de occidente, escrita por un compositor sin rival: La Pasión según San Mateo BWV 244 de Johann Sebastian Bach (1685-1750)

Hemos seleccionado el Coral figurado "O Mensch bewein dein Sünde gross" (Oh hombre, llora por tu inmenso pecado) que cierra la primera parte de dicha obra magna.

Mientras las sopranos entonan el cantus firmus, el resto de voces despliegan la sublime polifonía y las flautas exhalan sus suspiros...