domingo, 14 de junio de 2009

Primer domingo tras la Trinidad: BWV 39

El 23 de junio de 1726 estrenó JS Bach en la Thomaskirche de Leipzig su cantata “Brich dem Hungrigen dein Brot” (Comparte tu pan con el hambriento) una obra maestra, simétrica, dividida en dos partes para antes y después del sermón.
.
El Coro inicial, una pieza magistral, recoge versículos del libro de Isaías:
.
Comparte tu pan con el hambriento
y alberga en tu casa a los pobres errantes

Entonces nacerá la luz como la aurora
y tu herida será cicatrizada
...

.
Musicalmente se estructura de forma tripartita, comenzando con una sinfonía dibujada en las flautas dulces, oboes y cuerda, y terminando a la luz de la grandiosidad de una fuga. "Variado, flexible, imaginativo, cada frase de su texto se refleja en música de soberbia calidad" (Whittaker)
.

The Monteverdi Choir
The English Baroque Soloists
John Eliot Gardiner

5 comentarios:

pilar dijo...

una BELLEZA... capaz de hacerme compartir el pan con el Lucero del Alba

Josefina dijo...

Es una de las Cantatas más hermosas que he escuchado. Es tan maravillosa su música como el alma de la lectura que la inspira.
Magistral diría yo, por no saber otra palabra más adecuada a lo que expresa, que es tanto como hacerme sentir deseos de volver a nacer sólo para compartirlo todo con quienes viajamos en ese nave que surca mares de esperanzas infinitas.
Gracias Barbebleue.

Anónimo dijo...

Encontré este blog por casualidad buscando interpretaciones de Porgi amor. Me llamo Mónica,tengo 25 años y estudio ópera e historia del arte en Málaga. A partir de ahora visitaré a menudo su página, la encuentro muy interesante y me aporta mucha información.
Le dejo mi email por si le interesa agregarme: monicalimocho@hotmail.com

Siempre es bueno conocer a personas con criterio y curtidas en este tema. Muchas gracias.

Encantada.

Barbebleue dijo...

Bienvenida Mónica, la clave del Castillo está en lo apuntado por las amigas de más arriba: Compartir, compartir toda la BELLEZA del mundo.

Esdedesear dijo...

!Qué preciosidad!. Y qué coincidencia con el tema que barrunto estos días, como sabes por mi última entrada. Las palabras de Isaias como anillo al dedo. "...entonces nacerá la luz como la aurora..." Un abrazo.