martes, 28 de abril de 2009

Nicola Fago y el fulgor

Existen días cuya inestabilidad remeda la meteorología primaveral. Días de aguacero y luz, días de granizo soleado, días de arco iris, días negros con relámpagos blancos…
.
El pasado primero de abril amanecía oscuro, de una tristeza húmeda, acuosa, lastimera. Y de repente, como una consolación, un fulgor: una voz amiga en el móvil que me invitaba a ver la prensa local, página diez. Tras frotarme los ojos y limpiar las gafas, no terminaba de creérmelo. Un generoso anuncio de la Fundación Caja Madrid como único y urgente reclamo. Esa misma tarde en la Catedral: Nicola Fago y su oratorio ‘Faraone Sommerso’ con Europa Galante y Roberta Invernizzi, dirigidos por Fabio Biondi. Dentro del ciclo “Catedrales españolas” el grupo venía rodando la obra por distintos templos gallegos, camino de la Semana Religiosa de Cuenca, el Festival de Cracovia y posteriormente el de Salzburgo. A veces dios sonríe...
.
Catedral de Orense
.
No es un autor especialmente conocido, ni un estilo que arrastre masas, por lo que, unido a la mínima propaganda del evento, no convocó más de cuarenta aficionados en la nave central de la ecléctica catedral orensana. Pocos pero animosos, y a coste cero.
. Nicola Fago (1677-1745) llamado “Il Tarantino” por su origen, fue un egregio representante de la escuela de Nápoles. Estuvo casado con Caterina Speranza Grimaldi, hermana del famoso castrato ‘Nicolino’ bien conocido por Haendel. Fago fue alumno predilecto del padre de la ópera sacra napolitana, el gran Francesco Provenzale, al que llegaría a suceder en la dirección de la afamada Capella Della Pietà dei’ Turchini. Durante su período de maestro en el Tesoro di San Gennaro (donde sucedió a otro importante nombre, Cristoforo Caresana) vio la luz su “Faraone sommerso” oratorio à quattro voci (1709)
.
La obra representa un buen ejemplo del oratorio u ópera sacra napolitana, auténticas obras líricas de contenido espiritual, bien diferenciado del más dramático y severo estilo romano. Cantado en lengua popular, se personifica en cuatro voces-personajes (Faraón, Moisés, Aarón y Mensajero) y narra la huida de los hebreos de Egipto y la posterior destrucción del ejército egipcio por las aguas del mar Rojo. Subdividido en dos partes, comprende recitativos, arias para cada voz, un dueto en cada parte y un cuarteto conclusivo en cada final. El mensajero representa el comprometido comentarista de los hechos. La obra lleva en sus pentagramas toda la musicalidad napolitana, la luminosidad de su belleza melódica, aunque su instrumentación pueda resultar un tanto endeble.
.
Con un plantel de estupendas y jóvenes voces la función fue un éxito. A destacar la jerarquía de Roberta Invernizzi, soprano-Mensajero, de reconocida belleza tímbrica y un derroche de técnica y expresividad, especialmente atractiva en el aria con eco ‘S’odano in torno’, respondido por el primer violín y el inmensa oquedad del cimborrio catedralicio, así como el momento más emotivo, el aria ‘Forza è pur nel proprio sangue’ una buena muestra de los affetti barrocos:
.

.
A gran nivel el bajo-barítono Hävard Stensvold, Faraón de voz generosa, bello color y especial dramatismo. Escuchemos su aria ‘Miei fidi armatevi’:
.

.
La contralto noruega Marianne Beate Kielland, como Aarón, de suntuoso timbre y fértil fraseo completó es reparto con el tenor italiano Emanuele D’Aguanno, delicado Moisés. Aquí juntos en el duetto ‘Popolo a Dio diletto’:
.

.
Europa Galante en combo reducido, brillaron con luz amalfitana, con su maestro Fabio Biondi dirigiendo desde la belleza sonora de su violín.

Una delicia y un prodigio.

Tras el saludo de rigor al maestro en una capilla lateral del templo, donde nos trasladó su desazón por la escasez de afluencia y sus planes para el próximo futuro en nuestras tierras, el día y la noche, ya instaurada, no parecían tan negros.
.
Aquí puedes bajar el audio de esta interpretación el pasado 7/4/2009 en Cuenca.

4 comentarios:

Josefina dijo...

Esta tarde inestable de la primavera que este año nos sorprende cada día, ha sido para mi otra sorpresa encontrar y poder escuchar el oratorio de Nicola Fago que, con la cuidadosa y matizada descripción del entorno que acogió el evento, me ha hecho sentir inmersa, no sólo en la música sino también en esa Catedral maravillosa para deleite del espíritu... Las voces preciosas, la dirección desde la joya del violín de Fabio Biondi, todo un goce inexplicable, !Quién hubiera estado ahí!
Gracias Barbebleue...

Mei dijo...

Este fin de semana empecé a ver el vídeo de esta obra de Fago...

El conjunto de Fabio Biondi y los cantantes ofrecían bastantes garantías que se confirmaron...

A ver si tengo el tiempo necesario para ver la obra completa...

PS: Si es que el problema es elegir qué escuchar y ver...

pilar dijo...

la música, Sr. del Castillo, a veces contraluz deslumbrador que por suerte, nos acompaña siempre.

Titus dijo...

Me alegro de que fueses uno de los cuarenta afortunados. Escucharemos la obra con detenimiento. Gracias por la descarga.