miércoles, 8 de abril de 2009

Semana Santa: la Pasión en Música (I)


Es bien cierto que la Semana Santa ya no es lo que era. Al menos para los que conocimos otro contexto socio-político. Pero hay tradiciones que perviven. Algunas son de índole personal.
.
Desde que hace ya bastantes años, demasiados, descubrí la Pasión según San Mateo BWV 244 de JS Bach, esta obra magna se ha convertido en mi banda sonora para estos días festivos. Unas celebraciones abundantes en piezas musicales de gran altura y enorme variedad, que, aunque reconozco el intento, nunca han podido sustituir en mi necesidad-hábito a la obra bachiana. Ni siquiera la de San Juan, o el Parsifal wagneriano han logrado desplazar a la narración de Mateo-Bach.
.
Encantado de sucumbir a su influjo, la duda podría persistir tan sólo en la elección de las versiones. Decisión sencilla si uno es metódico: es una cuestión de rotaciones y de alerta ante nuevas ediciones. Este año comienzo con una excelente versión impregnada de dramatismo y expresividad: John Eliot Gardiner, el Coro Monteverdi y los English Baroque Soloists (1988) con un deslumbrante reparto solita sobre el que volveremos.
.
Iniciemos las ilustraciones con el Coral “O Mensch, bewein dein Sünde gross” (Hombre, llora por tu inmenso pecado) que cierra la primera parte de esta Pasión, y que hasta 1725 introducía la Pasión según San Juan BWV 245. Una melodía de Matthias Greitter (1525) que sirve a Bach para construir un vasto edificio sonoro, con las sopranos desarrollando el cantus firmus mientras el resto de voces más graves tejen la polifonía descendente entre los lamentos de las flautas:
.

2 comentarios:

Josefina dijo...

Pervive en nosotros, algunos de nosotros, no tanto la tradición como la misteriosa presencia que acompaña y refleja el transcurso de nuestras vidas...
La magnificencia que glorifica esta Pasión según San Mateo de JS Bach, transforma en música la peregrinación que con dolor y goce ilumina el camino a seguir...
Gracias, muchas gracias Barbebleue.

pilar dijo...

tengo la sensación a tenor de lo que he visto estos días en las retransmisiones y las noticias de TV, y en mi propia ciudad, que la Semana Santa se ha convertido en un carnaval que supera y con mucho al propio carnaval que antecede a la Cuaresma.

Quizá la única alternativa es ésta que nos das, poner en marcha el equipo de música y escuchar la Pasión segun San Mateo, o en su defecto marcharse muy lejos, a las mismísimas chimbambas, sin posibilidad alguna de ver procesiones en directo ni televisadas.