domingo, 8 de marzo de 2009

JS Bach: Coral BWV 365

Este domingo tampoco tenemos Cantata litúrgica dedicada, pero Bach nunca nos abandona. Si existe una línea continua en su obra ésta es el Coral, la canción religiosa luterana. Se puede rastrear desde sus inicios hasta sus últimas obras, en su obra para órgano y en las grandes composiciones eclesiásticas. Más de cuatrocientos movimientos de coral, no necesariamente concebidos para ser cantados, que fueron recogidos y reunidos por su hijo Carl Philipp Emanuel y su alumno JP Kirnberger, tras su muerte, en los tomos del Choralbuch.
.
“Jesus, meine Zuversicht” (Jesús, mi confianza) es uno de ellos, un precioso movimiento de Coral, sobre una melodía de 1653, que nos habla de Redención. Precediéndole aparece el Preludio de Coral para órgano BWV 728, de carácter íntimo y espíritu inquieto.
.
video
Gerhard Gnann, órgano
Gächinger Kantorei
Bach Collegium Stuttgart
Helmuth Rilling


Un buen momento para la reflexión, el sosiego y la paz.

6 comentarios:

Josefina dijo...

Una joya más, este hermoso coral de JS Bach, icono perfecto de la calma interior en nuestra vida, sin forma y sin tiempo, de la que no podemos hacernos conscientes con el pensamiento, porque el pensamiento tiene forma...
Leí en una ocasión que "la calma es el idioma de Dios, todo lo demás es una mala traducción"...

pilar dijo...

pues entonces Josefina seguro que no estamos hechos a su imagen y semejanza,

ya me lo temía ya.

Joaquim dijo...

Reconfortante coral.
Mira tu por donde, hoy y siempre he preferido las V.O. Las traducciones buenas o malas, son ya, otra cosa.
Lo de la imagen y semejanza siempre me ha parecido improcedente, ya que desvirtua mucho al original.
Feliz domingo a tod@s

Barbebleue dijo...

Asimismo reconforta saber que cada uno de nosotros es absolutamente único y original, sin posibilidad de copia (al menos de momento). Grandeza y fascinación del ADN.

Feliz semana a tod@s.

Luis García Vegas dijo...

Me gusta mucho el blog, volveré por aquí para leer lo que pueda.
Saludos,

Luis

Barbebleue dijo...

Bienvenido Luis García Vegas, y gracias por visitar el Castillo.

Me encanta la tortilla de patata, eso sí, siempre con cebolla.