martes, 31 de marzo de 2009

Elías en Santiago dC

.
La última gran obra de Mendelssohn, el Oratorio Elías op 70 es una obra de tránsito, de traslación desde las grandes páginas corales de Haendel y JS Bach hacia la cimentación del oratorio romántico, una de cuyas cimas representa.
.
Desplazamiento además para la OSG, que abandonaba su sede coruñesa para acercarse a la capital gallega, al igual que el Cor de Cambra del Palau de la Música Catalana y, claro, los solistas.
.
Y traslado obligado para muchos oyentes que abarrotamos el Auditorio de Galicia el pasado jueves, provenientes de distintos rincones del noroeste. Y atentos que la troupe va hacia Barcelona pasando por Pamplona.
.
Encargo del Festival de Birmingham, la obra fue escrita entre 1845 y 1846. Se trata de un gran fresco, basado en el Libro de los Reyes del Antiguo Testamento, donde se relatan vida, milagros y ascensión al cielo del profeta Elías. Colosalmente musicada sobre un basamento de coros épicos de escritura contrapuntística que narran y dramatizan todas las ejecuciones del protagonista, un barítono llamado Elías, cuyas arias, ariosos y recitativos son lo más valioso del conjunto solista.
.
Víctor Pablo Pérez dirigió una versión decididamente romántica, de amplias dinámicas, heroica, muy dramática, pletórica, en consonancia con la figura irascible del profeta. “Su” orquesta responde, esto no es novedad, con delectación y disciplina a su mandato, destacando especialmente las cuerdas graves y los imponentes metales. El gran protagonista y triunfador fue el Cor de Cambra del Palau: soberbio en sus múltiples facetas, recogido en el lirismo, desgarrador en las súplicas, atronador en los castigos, siempre como un teatral narrador de amplios contrastes, eficaz y suntuoso contrapunto y decidido protagonismo.
.
(foto: Mark Stone)
Sandrine Piau, leyó su poco relevante papel de soprano, con su habitual belleza tímbrica de lírica-ligera, con gran dominio de la expresividad, pero de voz pequeña ante el despliegue coral y orquestal. Ann Murray, mezzo y Philip Langridge, tenor ofrecieron más experiencia que belleza vocal. Su conocimiento del lenguaje lograba por momentos superar el deterioro de la voz, por su excesivo vibrato y problemas de emisión. Mucho más entonada sin duda ella que su marido. Mark Stone, barítono, construyó un magnífico Elías, poderoso de vocalidad, íntegro de dramatismo, bello de color. Además colaboraron la soprano gallega Paloma Silva y los Nenos Cantores da OSG.
.
Escuchemos ahora algunos pasajes de tan magna obra en una versión del pasado año en Viena:
.
Doble cuarteto de Ángeles Guardianes “Denn er hat seinen Engeln”: delicioso coro contrapuntístico con una delicada orquestación de maderas y cuerdas:
.

Singverein der Gesellschaft der Musikfreunde
Wiener Symphoniker
Johannes Prinz
.
Aria de Elías “Herr, Gott Abrahams, Isaaks un Israels”: melódica plegaria del profeta invocando a su Dios, presentada en las flautas y las violas. Introducida por el grito desesperado de los Sacerdotes de Baal, y en la untuosa voz de Quasthoff :
.

Thomas Quasthoff
Singverein der Gesellschaft der Musikfreunde
Wiener Symphoniker
Johannes Prinz
.
Escena del fuego: Coro – Recitativo Elías – Coro – Aria Elías “Ist nicht des Herrn Wort wie ein Feuer”: aria de bravura del protagonista plena de fanatismo, momento álgido de la representación que describe el terrorífico castigo divino:
.

Thomas Quasthoff
Singverein der Gesellschaft der Musikfreunde
Wiener Symphoniker
Johannes Prinz

6 comentarios:

Mei dijo...

Me alegro de haber comprado una entrada para este concierto en el Palau...

¿Interpretaron la versión alemana del oratorio...?

Barbebleue dijo...

Sí, es la revisión en alemán que hizo Mendelssohn, que nunca pudo ver ejecutada.

Josefina dijo...

Magnífico siempre Mendelssohn... Es uno de mis músicos preferidos y me ha parecido maravilloso el doble cuarteto de los Angeles guardianes, velando el sueño de Elías y despertándole hacia Dios que le esperaba... El aria de la plegaria, preciosa, comprometida en el personaje y sublime en la interpretación como la del aria de los castigos, grave y fanática ciertamente... Pero Elías subió y fue arrebatado en un carro de fuego...

pilar dijo...

como me gusta la tabla que has colgado, ese rojo debe ser "temple al huevo" una técnica medieval que saca unos colores maravillosos.

(la música también).

Joaquim dijo...

Ni te puedes llegar a imaginar lo que hemos disfrutado en el Palau.
PEDAZO ELÍAS

Barbebleue dijo...

Joaquim, me alegro del disfrute y el éxito. Aunque la sala no era no era tan bella, yo también lo disfruté.

Pilar, es un icono del siglo XIV de la escuela de Novgorod, hoy en una sala de Moscú.