domingo, 16 de noviembre de 2008

XXVI domingo tras la Trinidad: BWV 70

“Wachet! betet! betet! wachet!” (¡Velad, orad, orad, velad!) es la única Cantata de JS Bach para este domingo del año litúrgico. Pero nos ha legado una obra amplia, intensa y elaborada en la que echa mano a todas las tesituras vocales. Compuesta en 1723 sobre una cantata de la época de Weimar destinada al segundo domingo de Adviento (BWV70a) , se divide en dos partes para ser interpretadas antes y después de la homilía. El texto hace alusión al Juicio Final, según corresponde al Evangelio del día.

El Coro inicial, presenta el tumulto del Juicio Final en la llamada de la trompeta. Es una Fantasía para coro y orquesta, de gran categoría y amplio desarrollo:
.

Amsterdam Baroque Orchestra & Choir
Ton Koopman


El aria de tenor “Hebt euer Haupt empor” (Alzad vuestra cabeza) que inicia la 2ª parte es un alegre, despreocupado, ingenuo, ligero, lírico y melódico cantabile, entre deliciosas cuerdas:
.

Christoph Prégardien, tenor
Ámsterdam Baroque Orchestra & Choir
Ton Koopman

2 comentarios:

pilar dijo...

con el coro de este domingo soy capaz de subir no solo a la cima del K2 sino al mismísimo cielo. Besos por "colgarnos" esta maravilla.

Josefina dijo...

Estaba deseando que llegara este momento; momento que, con premeditado recogimiento, pudiera escuchar esta cantata, y así ha sido.
La música de JS Bach, el gran músico entre todos, mi músico porque ha sido él quien se ha apoderado de mi, tiene la belleza inefable de las leyes del Universo... dispone las emociones de tal modo que, cada una está en el lugar que le pertenece, como se disponen los astros en el firmamento y es tal la armonía que con ello consigue, que la paz del alma que regala es el merecido fruto de su perfección...