miércoles, 12 de noviembre de 2008

Puro Debussy: “Le Martyre de Saint Sébastien”

A comienzos de 1911 Claude Debussy recibió el encargo de Ida Rubinstein para una música de escena basada en un poema de Gabriele D'Annunzio, un misterio medieval titulado “Le Martyre de Saint Sébastien”. El 22 de mayo tuvo lugar la “première”, con una acogida muy fría y el rechazo militante de la jerarquía de la Iglesia parisina, cayéndose del cartel a las pocas representaciones, entre las lágrimas del compositor. Pese a las enormes calidades musicales que atesora, todavía hoy no es obra habitual en los teatros.

Debido al corto plazo de tiempo empleado en su composición, la obra destaca por su unidad y coherencia. Debussy se implicó íntimamente en su contenido, de manera fervorosa, alumbrando un ejemplo de seducción y esplendor que asombra por:

Íntimas cotas de misticismo
Audacia armónica sorprendente
Superación de la tonalidad estable, explorando la politonalidad
Gloriosas melodías de efecto inmediato
Orquestación en ricos colores
Inefables sonoridades, bellas por sí mismas
Pureza cristalina de voces divinizadas
Arcaísmo deliberado de algunos coros
Orientalismo en los llantos y quejas
Potencia e impacto de las grandes masas laudatorias.
.

Las fuerzas previstas incluyen una amplia orquesta con hasta seis trompas, cuatro trompetas y tres arpas; coros divididos; y tres solistas femeninas: una soprano (Erigone, Vox coelestis, Alma de Sebastián) y dos contraltos o mezzos (Gemelos). Una voz narradora encarna al Santo, al Emperador, Prefecto, Mater dolorosa e Hija enferma.
El poema de D’Annunzio, a modo de misterio medieval, se estructura en cinco actos ( Mansiones o Moradas) cada uno con su preludio inicial, donde va repasando hechos de la vida del Santo arquero hasta su martirio y posterior ascenso al Paraíso. Ver letras

1ª Morada: La Cour de Lys
Tras el Preludio presentando el ilustre motivo de la Cruz, se narra el martirio de los gemelos Marcos y Marcelino, incorporando la danza de Sebastián sobre el lecho de brasas transformado.

2ª Morada: La Chambre Magique
Tras su correspondiente preludio introducido por el contrafagot, trastorna las percepciones en sus voces sublimes: la virgen Erigone, seguida de la Vox Coelestis (Virgen María con niño) purificando el ambiente. Escuchemos:



3ª Morada: Le Concile des Faux Dieux
Las fanfarrias nos introducen en la corte del Emperador, donde el Santo ejecutará la danza de la Pasión de Cristo y posterior Resurrección, ganándose la sentencia de muerte. Introduce el coro de mujeres de Biblos, llorando a Adonis.

4ª Morada: Le Laurier Blessée
En el bosque de Apolo, tras una visión del Santo Pastor, se lleva a cabo el martirio del Santo por sus propios arqueros (“je suis la cible”), hasta el desconsuelo del coro.

5ª Morada: Le Paradis
Tras un Interludio orquestal que lo une al acto precedente, nos transporta a las puertas del Paraíso con el alma de Sebastián. Siendo acogida por hasta cuatro coros a cappella sucesivos, de tintes arcaizantes, renacentistas, de una fervor impactante y una vehemencia sobrenatural: coro de Mártires (coro masculino), coro de Vírgenes (femenino), coro de Apóstoles (masculino de nuevo) y coro de Ángeles (femenino) Tras ellos es el turno de la soprano-Alma del Santo moviéndose en el agudo, radiante, exultante, gloriosa y devota, bañada en una orquestación diáfana y paradisíaca. Termina el acto con el tema ascendente del Salmo 150, a modo de Antífona, rematando en un mantenido Aleluya. Escuchemos el acto completo:



Descargar la obra completa aquí

Susan Gritton, soprano
Monica Bacelli, mezzo
Nathalie Stutzmann, contralto
Sophie Marceau, narradora

Rundfunkchor Berlin
Berlin Philharmonic Orchestra
Sir Simon Rattle

(Berlin, 15 septiembre 2007)

6 comentarios:

Josefina dijo...

No encuentro palabras; habría que crear muchas más para ser fiel a la admiración de la belleza. Esta obra es maravillosa, las voces de una calidad insuperable. ¿Qué podría añadir? No tengo conocimientos suficientes para analizar la música de Debussy. Con tu permiso, Bbb, sencillamente sólo
puedo hablar de forma subjetiva: me he emocionado...

Mei dijo...

Gracias por recordarme este maravilloso título que ahora mismo acabo de desempolvar de la cdteca... La que tengo es la versión de 1991 de Michael Tilson Thomas con la LSO en la que también interviene la Stutzman...

De todas formas me escucharé la versión que propones esta tarde...

Titus dijo...

No conocí esta obra, así que gracias por dármela a conocer y por el enlace. Espero que la soprano no tenga ningún hermano que se dedique al canto, cualquiera va a escuchar a un tenor o un barítono que se llame Gritton.

Fantômas dijo...

Buen blog che! Te invito a darte una vuelta por el mío, creo que te puede llegar a interesar por las cosas que veo que posteás (y de paso si querés intercambiamos enlaces).

Mi blog, principalmente sobre música, lo podés encontrar acá:

Soy del Montón

Y también hace poco inauguré un foro en el que quizá te interese participar:

Soy del Montón Foro

Un abrazo.

pilar dijo...

me parece que me está costando cogerle el punto a Debussy ...

Barbebleue dijo...

Potente blog, Fantômas. Bienvenido y paso a enlazarte.

Los franceses es lo que tienen, que hay que cogerles el punto. Luego resultan maravillosos/as.