domingo, 2 de noviembre de 2008

XXIV domingo tras la Trinidad: BWV 60

O Ewigkeit, du Donnerwort (Eternidad, terrible palabra) es una maravillosa cantata de 1723 en estructura dialogada, forma muy apreciada en la Alemania de la época. Un diálogo entre el Temor (contralto) y la Esperanza (tenor) que acrecienta su fuerza dramática. Música intensa e inestable.
.
El dúo del primer movimiento es una transcripción coral, en el que la voz de contralto va desgranando el estremecedor verso, y el tenor clama a la esperanza; instrumentados en las temblorosas cuerdas y en los concertantes de oboi d’amore:


Robin Blaze, contratenor
Gerd Türk, tenor
Bach Collegium Japan
Masaaki Suzuki

El coral conclusivo es especial y único en sus armonizaciones y en su cromatismo. Está basado en el himno ‘Es ist genug, so nimm, Herr meinen Geist’ (1662) de Franz Joachim Burmeister sobre una melodía de Johann Rudolph Ahle. Alban Berg se sirvió de él en el movimiento final de su Concierto a la Memoria de un Ángel. También se adivina su uso en el Preludio n.20 de Chopin

Oskar Kokoschka bosquejó una serie de dibujos basados en esta Cantata y sus diálogos:


Bach Collegium Japan
Masaaki Suzuki

5 comentarios:

Josefina dijo...

Mi comentario se ha ido... Había dicho: !cómo es posible tanta belleza! y lo ratifico. Había dicho que la música de esta cantata es sublime, el coro final, de ángeles... y algo más tal vez. Hoy esperaba algo y ha sido este bálsamo... Gracias.

Barbebleue dijo...

Josefina, ésto se está convirtiendo en una dependencia. La cantata dominical de Bach y tu comentario son ya un conjunto clásico. A la dicha de la audición, uno el placer de compartirla.

Te tengo que nombrar co-bloguera o corresponsal como Amfortas.

Gracias a tí.

pilar dijo...

yo no se que problema le ve la gente a la Eternidad ...yo pienso dormir, dormir y dormir y dormir y dormir...

Barbebleue dijo...

Lo malo, Pilar, es si sueñas

pilar dijo...

hombre no, lo malo será si tienes pesadillas