miércoles, 2 de julio de 2008

"Watermelon in Easter Hay"

Frank Zappa, además de ser un extraordinario compositor, unificó en su ecléctica figura distintas facetas musicales: showman, agitador, iconoclasta, investigador, y por encima de todas la de magnífico guitarrista: uno de los grandes.

Pese a sus comienzos sentado detrás de una batería, pronto asió el mástil de una Gilbson SG para dar rienda suelta a un caudal inagotable de notas electrificadas. Su estilo, enormemente personal, destaca por una sobreabundancia casi polifónica; una poliédrica erupción de sonidos con derroche de pedaleras, distorsiones y reverb; una inagotable capacidad de improvisación y una querencia declarada por el modo mixolidio.

Acompaño una ilustración con uno de sus más celebrados instrumentales: “Watermelon in Easter Hay” corte de estudio (por ello va introducido por la voz de la Central Schrutinizer) perteneciente al acto III del estupendo álbum Joe's Garage (1979). En la sección central, envuelto entre las dos límpidas exposiciones del sencillo y efectivo tema melódico principal, introduce de verdad “his last imaginary guitar solo” :
.


Se aconseja escuchar a muy alto volumen

(Dedicado a Guillermo, guitarrista)

2 comentarios:

C dijo...

Sin duda, Guillermo (aún) no es uno de los grandes. Pero él no necesita hacer música para alimentar almas ajenas...



De todas formas, te aseguro que el chico no es manco. Lleva muchos años con la guitarra en el regazo y ya no sé a cual de las dos toca con más cariño.

Un beso de tu pequeña unidad lunar.

pilar dijo...

refrescante, como el título