jueves, 17 de abril de 2008

Musica ricercata

György Ligeti compuso esta obra para piano entre 1951 y 1953, aún dentro de su primera etapa compositiva con Bela Bartok al fondo (Microcosmos). Se trata de once pequeñas piezas que van emergiendo unas de otras en un curioso método compositivo basado en la sucesiva agregación de las distintas notas de la escala cromática. La primera pieza se sustenta en una sola nota, un la repetido obsesivamente. La segunda incorpora ya tres notas (mi sostenido, fa sostenido, sol), y así gradualmente hasta la pieza final, dedicada a Frescobaldi, que hace uso de las doce notas.

Son composiciones sencillas, basadas en el estudio de la tradición popular húngara, ya iniciada por Bartok o Kodaly, que estrenan y proyectan el mundo sonoro posterior de Ligeti, sus atmósferas de timbre, ritmo y texturas.

Propongo la audición de dos de ellas, en la excelente, autoritaria y vitalista versión de Pierre-Laurent Aimard:

La 2ª Mesto, rigido e cerimoniale, confeccionada con tan sólo tres notas, desata un clima profundamente inquietante, obsesivo y a la vez inmóvil y subyugante. Pieza empleada por Kubrick, como siempre acertadamente, en su última película Eyes Wide Shut. Presentación ilustrada con otra obsesión, la Kidman:
.


La 7ª Cantabile, molto legato: una sencilla, ingenua, humilde y casi infantil melodía, que cobra vida y aliento por la energización del incansable motor de la mano izquierda:



Obra completa disponible aquí: Musica_ricercata

4 comentarios:

Titus dijo...

De Ligeti sólo conocía unas cuantas piezas gracias a las películas de Kubrick, y como tener, sólo tengo su requiem, que me gusta mucho. Es uno de esos compositores que me interesan pero que, entre que no es fácil encontrar discos suyos (al menos por aquí) y que no se suele hablar de él por los mundos blogeros, voy dejando para otra ocasión. Gracias por rescatarlo del limbo y ponerlo en primer plano. Y por el enlace, claro.

maac dijo...

Me he puesto a jugar un poco, si pones a sonar las dos piezas a la vez el resultado es bastante curioso, no queda nada mal.

pilar dijo...

una música la que nos has colgado como dices, inquietante pero bella. También me resultó así la opera de Bartok, El Castillo de Barba Azul que ví ayer en el Liceu de Bcn. (por cierto que te recordé, como no )

Barbebleue dijo...

Titus, seguiremos rescatando.
Maac, ligeticida ;-)
Pilar, a don Bela le debo el "nick"