domingo, 6 de marzo de 2016

Fanny Mendelssohn, Música


Si todavía hoy, entrado ya el siglo XXI, una mujer, por el hecho de serlo, tiene más dificultades para desarrollar una profesión, cualquiera que ésta sea, imaginemos, si es posible, el sinfín de escollos que  encontraría a comienzos del XIX, más aún en el selectivo universo del Arte, concretamente en el androcéntrico mundo musical.

Fanny Mendelssohn vino al mundo en 1805, cuatro años antes que su famoso hermano Felix, al que unió un amor más allá de toda norma y razón. Dotada de unas cualidades musicales muy destacadas, no tuvo para desarrollarlas plenamente, ni el apoyo ni la comprensión de su padre Abraham ni siquiera el de su hermano, quien tampoco veía bien que publicase obras bajo su nombre; aunque él mismo no tenía empacho en hacerlo bajo el suyo, teniendo al menos la elegancia de reconocerlo una vez la obra ganaba el favor del público.

Fanny no gozó de esa comprensión ni ese apoyo que sí tuvieron Nannerl Mozart, la hermana de Wolfgang Amadeus, o su coetánea Clara Wieck, la esposa de Robert Schumann. Al menos obtuvo la complacencia, y autorización, de su marido, el pintor Wilhelm Hensel, para proseguir una carrera musical menor, con algunos conciertos públicos y la edición de obras bajo su nombre, que hoy llegan a una docena.

El Trío con Piano en Re mayor opus 11, publicado en 1850, tres años después de su fallecimiento, es una muestra del talento y formación de una artista madura.

Su primer y amplio movimiento, Allegro molto vivace, revela una coherente estructura interna donde el piano revolotea, animoso, al lado de un violín ávido, y de un violonchelo sutil. Una obra estilísticamente muy de su tiempo, un primer Romanticismo ingenuo y febril, donde flotan abundantes y poderosos aromas de su muy valorado Schubert:

(vídeo ElisabethKropfitsch)

El Andante espressivo, mucho más linfático, sosiega el aire con su pausada melodía manchada con un goterón de tristeza:

(vídeo YggiT4)

2 comentarios:

pilar fpa dijo...

cuantas mujeres, cuántas se han quedado al borde del camino!? de año en año las recordamos... es poco, menos es nada...

precioso trío






Barbebleue dijo...

sí, pilar! y cuántas no recordaremos jamás...

bicos