domingo, 3 de enero de 2016

La Palabra más Hermosa


Cuesta un mundo despedirse
de quien has formado parte.
Dolor aceptar no volver a ver
la sonrisa confortante.
Un horror dejar sin respuesta
la llamada más hermosa:
¡Mamá!

Lacerante el sentimiento
del puro Amor ausente.
Insufrible la evocación de
los recuerdos más ingenuos.
Absoluta la necesidad
de compañía, de besos de
¡Mamá!

¿Podrá subsistir el poeta sin madre?
No, Ella no me dejará:
¡Es Mamá!

Arturo R. Camba - La palabra más hermosa©2016

Concepción Camba Cerreda "Mamá" (1927-2015) DEP

Para Ti, una de las músicas de duelo más bellas jamás escritas: el sublime Lacrimosa del Requiem en re menor KV 626 del divino WA Mozart. Justo en ese cruel pasaje en el cual se detiene la escritura de este "momento estelar de la humanidad":

(vídeo Barbebleuei)

Collegium Vocale Gent
Orchestre des Champs Elysées
Philippe Herreweghe

10 comentarios:

Esdedesear dijo...

Mamá es el acto eterno, nunca deja de realizarse. Es el lenguaje del deseo, nunca deja de desearse. Es el continente infinito, nunca deja de contenerte. Es la palabra que abarca todo, a todos, en todo tiempo y en todo lugar. Jamás se extingue, permanece. Un abrazo grande

Mara dijo...

Un abrazo.

gloria abras pou dijo...

Me dejó hace casi ocho años y no he dejado de llamarla, de nombrarla y de besar el aire con la esperanza de que, invisible y eterea, vuele a mi lado para siempre.
Acepta mi condolencia, Barbe. ¡Cómo te entiendo!

Barbebleue dijo...

Hermosos versos!
Gracias, Conchita.

Barbebleue dijo...

Gracias Mara, otro abrazo.

Barbebleue dijo...

El vacío que todo el mundo entiende, el dolor de un niño.
Gracias Glòria.

Pilar FpA dijo...

las lágrimas se convierten en consuelo, las palabras en desahogo,y la música en compañía.

mi más sentido pésame, un abrazo. pilar

Josefina dijo...

Me uno a este hermosísimo y eterno sentimiento, ese amor inmenso hacia cada una de nuestras mamás que llevamos siempre en nuestro corazón.
Un abrazo inmenso para ti.

Barbebleue dijo...

... y los besos en la piel.
Gracias Pilar, un abrazo.

Barbebleue dijo...

Fuimos parte de ellas y ahora ellas continúan viviendo en nosotros.
Otro para ti, Josefina.