jueves, 24 de febrero de 2011

Lachenmann ó el Sonido

Helmut Lachenmann (Stuttgart, 1935) constructor o poeta del sonido, discípulo de Stockhausen y de Luigi Nono, representante destacado de la música concreta instrumental, acaba de ser galardonado con el III Premio “Fronteras del Conocimiento” de la Fundación BBVA.
.
Según el jurado: Lachenamnn tiene la capacidad de imaginar un sonido y saberlo representar. Reconoce la dificultad de su obra a la hora de ser recibida por el público, porque su música está compuesta no solo para captar la sensibilidad sino también la inteligencia. A partir de un conocimiento profundo del pasado musical, han ensanchado el mundo de los sonidos durante los últimos 50 años como no lo ha hecho ningún otro compositor contemporáneo.
.
Para conocer mejor al personaje, reproduzco aquí parte de su pensamiento a través de sus propias palabras en diversas entrevistas:
.
"Para mí, componer es una aventura que te lleva a descubrir nuevos paisajes sonoros con sus propias leyes. Por eso, muchas veces me considero más un constructor que un poeta. Por eso no me siento cómodo cuando me llaman poeta del sonido, porque un poeta nunca controlará del todo lo que hace"
.
“El arte no debe ser puro entretenimiento ni debe degustarse como si se tratara de un producto gastronómico”
.
”La música nos hace recordar que tenemos un espíritu creativo, que encuentra siempre ante sí un horizonte que debe superar. No se trata de hacer siempre aquello a lo que estamos habituados, sino ser capaces de llegar más allá de nuestras experiencias conocidas. Para mí la idea de la música tiene que ver con la aventura: del espíritu, de la fantasía y de la consciencia”
.
“El arte no es una aventura comercial, sino conmovedora. La música nos tiene que tocar, que emocionar. Más no se puede decir. Que cada compositor saque de ahí sus consecuencias”
.
“La función del arte es la de irritar, un precepto que mi música ha cumplido a lo largo de su trayectoria, pero sin perseguirlo. Hace falta reflexionar antes de irritar”
.
“Tenemos que salirnos del viejo concepto de la música marcada por la tonalidad y adentrarnos en la aventura del arte. Mi música tiene su propio idioma. No quiero decir que me sienta orgulloso de eso –sería ingenuo por mi parte-, sino que considero que he tenido suerte por los descubrimientos a los que he llegado. He podido hacer mi labor contra muchas resistencias, externas e internas, que también las he tenido porque yo no he crecido con esta música. No hay que sentirse orgulloso sino gratitud por lo alcanzado”
.
“No se trata de inventar o construir nuevos sonidos, lo que yo he tratado es de crear nuevos contextos. Son ellos los que provocan que suenen de distinta manera”
.
“No me siento a escribir pensando en revolucionar. A mí me gustaría, como le pasó a Beethoven, seguir trabajando en la búsqueda de nuevos horizontes”
.
“Mi historia está hecha de provocaciones y de pequeñas revoluciones”
.
“No soy contrario a la belleza pero sí a la idea estandarizada que se difunde, gente joven, sana, bronceada...”
.
“Puedo parecer un poco arrogante al decir esto, pero yo quiero buscar y encontrar la belleza, que para mí está en la intensidad, en la credibilidad, en la pureza…”
.
Compositor complejo, difícil, radical, que experimenta siempre en la frontera misma entre la música y su materia prima en bruto, junto con el silencio: el sonido. Mejor escuchar su propuesta, merece la pena el esfuerzo… al menos durante un rato.
.
Un fragmento de Ausklang para piano y orquesta:


vídeo vonklingelfeld

14 comentarios:

pilar dijo...

Barbazul, hoy nos pones unos "deberes" de enjundia, he escuchado además del youtube que nos has colgado algun que otro más del autor...no me cabe duda que hay una cierta belleza en la música de Lanchenmann, una belleza que supone un esfuerzo por encontrarla, como esas pinturas de Miró, de superficies densas y colores brillantes atravesadas por puntos y trazos negros o blancos,como estrellas...

nuestro común amigo Joaquim dice que yo necesito ver la música, creo que tiene razón: sino lo veo no lo oigo...

Titus dijo...

¿No es bonito salir en busca de la belleza por los paisajes sonoros que dibuja Lachenmann? Será que soy un explorador frustrado, es lo que tiene haber nacido en un mundo que ya está explorado del todo.

Barbebleue dijo...

pfp: cuántos más sentidos se pongan en marcha, mayor será el placer...

Barbebleue dijo...

No, todo el mundo no, Titus; nos falta la exploración de nosotros mismos: la gran aventura emotiva.

Josefina dijo...

Dar un paso más es siempre una aventura. Un paso más, no direccional hacia delante, a un lado, atrás, así no; con verticalidad de arriba abajo, hacia nuestro interior desde la conexión con el universo.

Entiendo esta música concebida por el sonido originario de todo lo material existente y que, de hecho, es pura energía que se recibe y se traduce.

A mi, estos sonidos que me llegan, los recibo como palabras con las que se podría entender una nueva y distinta forma de expresión, buscando el arte con sus propias leyes y distinto a lo establecido.

Es una interesante evolución, pero no se cómo expresarme.

Gracias por esta novedad, Barbebleue; tendríamos que saber scanear nuestra profundidad.
Me gusta.

Barbebleue dijo...

Abrir los sentidos siempre es un ejercicio muy sano, Josefina... aprender es una necesidad humana.

GLÒRIA dijo...

Yo no iría a un concierto para escuchar este tipo de "música". Me siento un ser jurásico cuando os veo, Barbe y lectores, tan animosos y puestos en verle la belleza al sonido. Seguro que la tiene. A veces, no es broma, escucho los sonidos procedentes de una obra y son música como debe de serlo todo lo que suena. He dicho que me siento jurásica pensando que este tipo de música es demasiado moderna y, sin embargo, tal vez en estos ruidos que reinventan la melodía, aún queriendo borrarla, esté el origen
de la música.
De todos modos, merci beaucoup.

assai dijo...

“La función del arte es la de irritar, un precepto que mi música ha cumplido a lo largo de su trayectoria, pero sin perseguirlo."


He leído esta y otras frases que has transcrito y que constituyen el manifiesto artístico de este músico hasta ahora desconocido para mí y me han dado mucha pena. Y siento una cierta perplejidad por su premio. Supongo que sabréis disculpar mi sinceridad. No sé hablar de otra forma, es sólo una opinión, la mía, pero sin importancia y sin ánimo de crear polémica.

Pienso en nuestra vida de todos los días, donde sería impensable buscar la compañía de alguien que tuviera como finalidad irritarnos, o simplemente desconcertarnos ¿Por qué nos regimos en música por otros parámetros? Pues, sinceramente no lo entiendo.

“El arte no debe ser puro entretenimiento ni debe degustarse como si se tratara de un producto gastronómico”

Esta claro que no, eso sería una condición necesaria pero no suficiente ¿pero qué quiere decir con esa alusión a la gastronomía, que no se puede disfrutar con el arte? Si, es así me parece una auténtica barbaridad. Mi idea del arte está íntimamente ligada con los conceptos de paz y belleza. No abomino de la modernidad, vivo en mi tiempo, o al menos lo intento ¿Pero tiene sentido todo esto?

Si el cura rojo y asmático que escribió el maravilloso laudate pueri levantara la cabeza ¿Qué que pensaria?

Pues nada, disculpad que diga lo que pienso, soy hija de uno de nuestros mejores poetas y mis dudas siempre las resuelvo con sus versos "¿No ha de haber un espíritu valiente? ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice? ¿Nunca se ha de decir lo que se siente?"

Feliz domingo a todos!

Anónimo dijo...

Pedir al arte belleza y paz es quedarse cortos querida Carmen, es tomarse un valium,... al arte, a los artistas hay que pedirle más, hay que pedirle también desasosiego, irritación, molestia, irreverencia, incomodo en el sentido de exploración, en la acepción positiva de la palabra irritación; búsqueda de otros afectos…

El silbato de un cabrero en la montaña, la voz de un pastor, la percusión seca de un latido tras otro, el tañido de una campana ofrecen a veces tanta belleza como la complejidad sonora de una orquesta sinfónica y para muchos sin duda que los agudos inhumanos de una voz belcantista, hay muchas “bellezas”…
decir lo que sientes, sentir lo que dices… en cualquier caso, no es obligación, ni es de valientes ni de cobardes… simplemente es…

un abrazo assai

pilar

Barbebleue dijo...

Creo que se trata más bien de lenguajes, exploraciones, aventuras, incluso jurásicas... a los que conviene prestar atención, y cómo no, también habituarse. Todos los lenguajes nos resultan ininteligibles hasta que los conocemos.
Bueno, Glòria, algunos incluso tenemos discos...

Barbebleue dijo...

assai, qué placer tenerte de vuelta por el Castillo! Grande habrá sido la irritación provocada, por la cual le estoy muy agradecido a Lachenmann.

No seré yo quien salga a interpretar o defender las citas textuales del compositor; ya está mayorcito, y muy transparente. Pero sí apostillaré tus comentarios:

Yo también creo que el Arte debe provocar todo tipo de emociones y sensaciones, incluso la irritación. O deberíamos prescindir del sufrimiento beethoveniano, de las profundas sombras brahmsianas, del desasosiego schumaniano? No, me dirás... incluso disfrutamos con ello, nos sentimos partícipes.

La alusión gastronómica la tomo por el lado del negocio del entretenimiento y la simpleza; el arte, la emoción, requieren esfuerzo, y lágrimas... de placer, de dolor (tal vez es lo mismo)

La pregunta al cura rojo, te la devuelvo ¿qué pensaría Velázquez de Miró? ... pura retórica...

Pocas cosas hay que me hagan más felices que la sinceridad en la relaciones; así que hoy me has hecho feliz, gracias a Lachenmann.

assai dijo...

Vaya menudo terremoto!

No estoy irritada, en absoluto. Estoy desconcertada con los presupuestos de algunos artistas actuales, que para mí no obedecen a nada, que se quedan en una pretendida modernidad, y que siempre necesitan de exégetas. Y aún asi, continúan siendo inasequibles a la mayoría. Con esto, se pierde una de las funciones más interesantes del arte; la de ser vehículo de transmisión de ideas, de pensamientos. Si la música es un lenguaje abstracto, se supone que debe de ser inteligible por todos Ese es una de sus mayores valores añadidos; no debería de hacer falta conceptos previos para entenderla, como sería el caso de cualquier lengua hablada.

Entiendo lo que dices Pilar y lo comparto, en el curso de una narración -lease creación- uno puede trasmitir sensaciones diferentes: molestia, irritación... pero ¿Qué pasa cuando estas sensaciones se convierten en un fin en si mismas? ¿Es eso arte, Pilar? ¿De verdad? Discrepo

No necesito un valium para la belleza, Pilar. Me basta simplemente con escuchar buena música en soledad y alejarme de cualquier polémica, como esta por ejemplo. Si continua, igual me tengo que ir a una farmacia de guardía a buscarlo; ya estoy disuadida que este señor galardonado pueda hacer algo más por mí que "irritarme", al menos es es es su propósito =)

No está en mi ánimo polemizar, pero sé que a veces digo cosas que pueden llegar a ser molestas y eso me hace dudar en decirlas. No creo en el arte que deba ser explicado, sino en el que es aprehendido por todos con un mínimo de conocimiento.
Creo que el presupuesto de cualquier artista debería ser"decir algo y que se entienda" En ese sentido, Barbebleue, Beet conmueve y "su lenguaje" fue entendido en su tiempo ¿Estamos ante el mismo caso? Creo que no.

Y puestos a pedir, quiero disfrutar con el arte, como con la mejor comida, la mejor fiesta, de la forma más pacífica y a ser posible en la mejor compañia, como es la vuestra.


Un abrazo Pilar y otro para el Señor del Castillo, como decía aquel programa "si lo sé no vengo"=)


P.D. No sé que periodo de recurrencia tienen los terremotos, pero te aseguro que será batido por mi faceta de comentarista =)

Esdedesear dijo...

Sobre estética, en concreto sobre que cosa es arte, está todo pensado y no soy yo la que va a descubrir nada sobre la subjetividad del artista y su propios intereses o placeres, o la objetividad del público y la historia que lo reconoce como tal o no.
Sobre gustos ocurre lo mismo, a mi esto no me gusta nada, en general nada de lo posmoderno me conmueve lo más mínimo, y dejo para otros la tarea del reconocimiento. Pero si lo que pretende es irritar conmigo no lo consigue, me resulta indiferente y me deja plana de sensaciones.
En esta "no polémica" yo estoy más con Assai. Muchas gracias Barbe y un abrazo a todos.

Barbebleue dijo...

Conchita, el gusto, al igual que el concepto de moderno, es algo muy cambiante, en constante evolución...

En todo caso: una de las entradas más comentadas.