domingo, 12 de octubre de 2008

XXI domingo tras la Trinidad: BWV 38

“Aus Tiefer Not Schrei Ich Zu Dir” (“En mi Desamparo te imploro”) es la cantata de llantos, quejas y angustias, según JS Bach, para este domingo.

El Coral fugado inicial, basado en la canción del mismo título de Martín Lutero, está escrito a modo de motete con toda la solemnidad de una arcaica tonalidad. Es también el consuelo que emerge siempre de la música del Kantor de Sto. Tomás de Leipzig:
.


Collegium Vocale Gent
Philippe Herreweghe

2 comentarios:

pilar dijo...

Ay hijo, sabes, sabes
De donde vienes?

De un lago con gaviotas
blancas y hambrientas.

Junto al agua de invierno
ella y yo levantamos
una fogata roja
gastándonos los labios
de besarnos el alma,
echando al fuego todo,
quemándonos la vida.

Así llegaste al mundo.

Pero ella para verme
y para verte un día
atravesó los mares
Y yo para abrazar
su pequeña cintura
toda la tierra anduve,
con guerras y montañas,
con arenas y espinas.

Así llegaste al mundo

De tantos sitios vienes,
del agua y de la tierra,
del fuego y de la nieve,
de tan lejos caminas
hacia nosotros dos,
desde el amor terrible
que nos ha encadenado,
que queremos saber
cómo eres, qué nos dices,
porque tú sabes más
del mundo que te dimos.

Como una gran tormenta
sacudimos nosotros
el árbol de la vida
hasta las más ocultas
fibras de las raíces
Y apareces ahora
cantando en el follaje,
en la más alta rama
que contigo alcanzamos.

"El HIJO"

PABLO NERUDA “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”

Josefina dijo...

El alma se serena en el desamparo, en la queja, en la angustia... porque escuchar esta cantata de JS Bach, no sólo es oirla, es dejarse penetrar por el consuelo de su espiritualidad hecha música, expresada desde la intimidad que se funde en la propia y se eleva como sólo una oración puede elevarse...