jueves, 23 de octubre de 2008

Manifiestos

Definitivamente parece que sí hay crisis. No me refiero a la financiera, sino a la artística. El dato concluyente es la proliferación de Manifiestos ante el marasmo de ideas, el mercantilismo adocenado y la propia fatuidad.

Se acaba de presentar en Galicia el Manifiesto Hartista , mascarón de proa del HARTISMO Una típica acción-reacción de severas líneas promovido por los denominados Hartistas y cuya lectura recomiendo: http://www.hartismo.com/manifiesto.html
.
Movimiento emparentado con el STUCKISM que tiene su propio cargamento de Manifiestos: http://www.stuckism.com/manifest.html

A su vez la prestigiosa GALERÍA SERPENTINE de Londres convoca de nuevo a un Manifiesto de futuro:

"El manifiesto Futurista clamaba que la belleza solo existe en la lucha. Con el cambio de siglo el arte busca nuevos referentes y por eso una galería de Londres se ha lazando a la iniciativa de hallar lemas para una nueva era.

Los manifiestos de artistas, diseñadores, músicos y escritores serán expuestos por tercer año consecutivo en la Serpentine Gallery de la capital británica. Reúne a 50 nombres como Gilbert and George, Yoko Ono, Mark Wallinger, Vivienne Westwood o Brian Eno para que muestren en público su filosofía para el siglo XXI.

Gilbert y George reiteraron su manifiesto del año 1969 Laws of the Sculptors (Leyes de los escultores) que incluye reglas que van desde ir "siempre bien vestido, limpio, relajado, amigable y educado y en absoluto control" a "Haz que el mundo crea en ti y que pague mucho por ese privilegio". Brian Eno propone la creación de un partido político llamado The Thank You Party (el Partido de Dar las Gracias) en el que "se dará la enhorabuena a la gente por las cosas que hacen bien en lugar de criticarles por las que hacen mal".

Hans Ulrich Obrist, co-director de exposiciones de Serpentine, señala que la iniciativa pretende devolver el poder de los manifiestos de arte en el mundo. "Los manifiestos han tenido un papel fundamental hasta los años sesenta, especialmente en las vanguardias. Es interesante que ahora una nueva generación de creadores vuelva a ellos y por eso hemos invitado a artistas jóvenes y leyendas para que lo hagan". De todos, solo el más mayor de todos, el historiador Eric Hobsbawn, de 91 años, hablará en contra de los manifiestos."
(El País, 21/X/08)

Atentos…

7 comentarios:

pilar dijo...

KARAWANE

Jolifanto bambla ô falli bambla
Grossigam´pfa habla horem
Égida goramen
Higo bloiko russula huju
Hollada hollala
Anlogo bung
Blago bung
Bosso fataka
Ü üü ü
Schampa wullu wussa ólobo
Hej tatta gôrem
Eschige zumbada
Wulubu ssbudu uluw ssubudu
Tumba ba- umf
Kusugauma
Ba - umf

Sr del Castillo, no se le pasa a Vd una.
A mi me gusta la función revolucionaria del arte,¡que le vamos hacer¡ así que si tuviera que firmar un manifiesto me quedo con el Dadá de Tzara y Ball:"lo que llamamos Dadá es una arlequinada compuesta de nada, en la que estan involucradas todas las grandes cuestiones, un gesto de gladiador, un juego con ruinas viles, una ejecución de la moralidad y la plenitud como posturas"

Los "Hartistas" me han parecido aburridos, reiterativos y excluyentes, y con una tipografía soporífera.

Titus dijo...

Casi todos los manifiestos o movimientos artísticos, literarios, musicales o de cualquier tipo acaban siendo un corsé que no hace sino agigantar a quien no se lo ciñe. Vian y Queneau fueron condenados por los surrealistas franceses por su poca ortodoxia, hoy en día sus libros siguen vigentes mientras que los de los surrealistas ortodoxos han envejecido fatal.

El manifiesto hartista tiene más de broma que otra cosa, porque lo de "queremos salas acogedoras, con asientos cómodos" no puede ir en serio. Puede tener su gracia, al fin y al cabo detrás de la demagogia y del doble sentido se esconden un par de verdades.

Josefina dijo...

Gerardo Diego


Limbo

Alguna vez ha de ser

La muerte y la vida

me están

jugando al ajedrez



Este caligrama es mi aportación a todo de lo que habáis, que desconozco. No pretendo que me lo expliquéis... ya lo estudiaré. Soñaba (sueño), pensaba (pienso), creía (creo), que el Arte es algo tan sublime que sólo puede decirse que lo es cuando se produce la íntima comunión del espíritu que ha impulsado su creación, con el nuestro, y en esa conexión, en ese don gratuito se consolida el artista.

Anónimo dijo...

Os puedo asegurar que el Hartismo va en serio. Y no sólo trata de artes plásticas: hay músicos, cineastas, arquitectos...

mariano dijo...

Creo que te equivocas, Titus, cuando dices que todos los movimientos acaban siendo un corsé...eso depende de qué plantee el movimiento.
Si ese movimiento plantea precisamente una ruptura con un encorsetamiento y una inercia hacia ninguna parte, ese movimiento no será un corsé sino una liberación.
No me parece justo que nos taches de demagogos, porque creo que nuestro manifiesto es todo menos esto, y tampoco entiendo qué tiene de "broma" que digamos que queremos salas de exposición acogedoras, en las que se salude a la gente, y que no pretendan ser un santuario dedicado a una divinidad, sino un espacio de disfrute, como siempre (o casi siempre) fue el arte.
Creemos que el arte es para sentirlo y no para intelectualizarlo, y que el arte oficial (lo siento , Pilar) SÍ es aburrido, aburrido hasta la agresión.
Pilar, si tú sientes más gozo visitando museos de Arte Contemporáneo que leyendo nuestro manifiesto, y sobre todo, nuestro increíble TEST "¿soy hartista?", entonces es cierto, ni tú necesitas al hartismo ni el hartismo te necesita a tí.

Mariano Casas
Hartista

Josefina dijo...

Para ti Sr. Mariano Casas Hartista:
Creo que todos nos necesitamos, unos a otros, aunque sea para tener opiniones encontradas, sirven para contrastar, enriquecerse, crecer... y por encima de todo, no abusar del autoconvencimiento y aprender a respetarnos. Sólo así podemos evolucionar...

mariano dijo...

Tienes razón