domingo, 22 de noviembre de 2015

El Tren como Emoción


Pocos elementos del desarrollo técnico han resultado tan atractivos y subyugantes, desde un punto de vista emotivo y evocador, como el Tren. Una antigua imagen romántica de un viaje sosegado, placentero, cómodo, e incluso podría decir que lujoso. El placer del viaje en sí mismo.

Esta evocación está especialmente referida a aquellos antiguos ferrocarriles cuyas locomotoras se movían a vapor, a través de una noche de luna llena, o de una tundra nevada sin desmayo.

El tren, además de una cierta sensación de confianza, tal vez debido a su tamaño o a circular sobre un camino trazado, brillaba también con un halo de optimismo tecnológico, de descaro poderoso y de fascinación industrial.

Las Artes, todas, sucumbieron a su encanto, dejando abundantes muestras, pero la Música supo arrimarse a su esencia profunda captando todo el despliegue cadencioso de un convoy articulado, el ritmo sincopado de su interminable marcha, o el resoplido de una máquina singular. Ejemplos musicales los hay, y en abundancia.

Arthur Honegger (1892-1955) nacido en Francia, aunque mantuvo siempre su nacionalidad suiza, fue un prolífico compositor del período de entreguerras que perteneció al Grupo de los Seis. Siempre me fascinó su lapidaria frase “El primer requisito para un compositor es estar muerto”

Su obra Pacific 231 (1923) traslada a los atriles de la orquesta todo el asombro que le producía la famosa locomotora, con dos ruedas guías, tres motrices y una de apoyo, por eje.  Para él, era toda una criatura viviente, y así la presenta, con toda su carga biológica:


(vídeo logoxyz)

Utah Symphony Orchestra
M. Abravanel

8 comentarios:

gloria abras pou dijo...

Recuerdo la locomotora. A veces me concentrava en su ruido y oía música, en cualquier caso siempre un ritmo. I el carbón como un perfume venenoso.
Claramente sugerente.
Petó.

Pilar FpA dijo...

las viejas locomotoras, los modernos trenes de cercanías, los AVES de alta velocidad, todos ellos evocadores de paisajes, aventuras, dramas y romances... Aquí Honegger,(con requisito cumplido), nos deja una asombrosa composición...

Barbebleue dijo...

Sugerencias de historias, nuevas y viejas como el mundo.

Petó, Glòria; bico, Pilar

Mara dijo...

Me lo llevo.
Ya.

Mara dijo...

Graciass-ss-ss-ss-ssssssss

Barbebleue dijo...

Cuando Mara vino a por un tren...
(podría ser el inicio de algo grande)

Mara dijo...

Grande, graande, graaaaaaaaaaannnnndeeeeee e e . . .
Una historia que escribir, Barbe?

Barbebleue dijo...

Una historia con mil historias, Mara.
Como un tren...