viernes, 12 de agosto de 2011

“Six Concerts Avec Plusieurs Instruments” (6)

flor de Viola cornuta
.
Cálida oscuridad sin sombras: la disputa de las violas. Así podríamos definir el Sexto Concierto de Brandemburgo en Si bemol mayor BWV1051 de JSBach. En realidad un Concierto para dos violas, con cuatro; una arquitectura que supone el ensamblaje perfecto entre la tradición y la modernidad en la instrumentación: dos violas y un violonchelo como solistas modernos, y dos violas da gamba, contrabajo y clave como continuo tradicional. Rompedora resulta la utilización de la noble gamba para papeles secundarios de continuo…
.
La ausencia del brillo de los violines, el papel destacado y distintivo de las violas en su personal lucha por la preeminencia rítmica, así como la permanente polifonía instrumental, marcan la personalidad del considerado más antiguo de los seis brandemburguenses. Posiblemente su origen proviene de Cöthen, donde el príncipe era un esforzado ejecutante de gamba, sin olvidar que la viola es uno de los instrumentos preferidos de JSB.
.
Pese a la sonoridad grave, apenas podemos hablar de excursiones por las sombras, ni siquiera en la meditación pesarosa del segundo movimiento, con toques de misterio sobrenatural y calidez humana. El lenguaje del gran Bach no requiere la evidencia para surtir efecto…
.
Philip Pickett lo interpreta, en su lectura simbólica, a la luz de la leyenda del s. XIII de los Tres vivos y los Tres muertos, donde la tímbrica de la orquestación refleja la lucha de la muerte y el triunfo final de la vida eterna.
.
El clásico, sobrio y recordado Karl Richter nos interpreta los tres movimientos del Concierto con miembros de su Orquesta Bach de Munich, en unos vídeos subidos por SoliDeoGloria8550:
.
I. (sin indicación de tempo): hasta seis deliciosos y expresivos ritornellos en las violas solistas, las cuales, persiguiéndose en canon con intervalos de corchea, dirimen una disputa que aporta un continuo flujo de perfección.
.
II. Adagio ma non tanto: sin gambas, pero con figuraciones del violonchelo discurre la meditación en las violas en forma fugada, recogida y redentora.
.

.
III. Allegro: toda la instrumentación para una giga italiana tripartita cuya vitalidad evidencia el triunfo de la energía como luz y vida; el triunfo de la Música y de su padre, Bach…
.

9 comentarios:

Josefina dijo...

El triunfo de la Vida sobre el vacío de la muerte, la luz de Eternidad, no podrian estar mejor expresados que por la Música divino-humana de JS Bach.
Maravilloso el Allegro.

Gracias, Barbebleue.

Barbebleue dijo...

... y el delicioso vibrato de las violas en el Adagio, Josefina: sublime.

No hay duda, JSBach es un Romántico.

pilar dijo...

vida y luz,... ni más ni menos,

Barbebleue dijo...

sí, pilar, vida y luz... algunos le llamamos Música.

rodrigo de castro dijo...

Siempre es una experiencia maravillosa elevar el espíritu escuchando al gran Bach, recogido en uno mismo como quien ora, con la luz apagada en medio del silencio de la noche cuando nada puede perturbarte. Salvo que al vecino de abajo le de por aporrear su condenada Gibson Les Paul.

Barbebleue dijo...

¡Cuántos siglos, Eminencia! un placer leer sus escritos.
...
córtele el fluido eléctrico al vecino y adiós Gibson.

ponfebiblos dijo...

Invento del demonio ese instrumento, Señor del Castillo, créame usted. Por lo demás, como la Eternidad es un poco monótona y yo aburríame della, obtuve El Permiso necesario para bajar de vez en cuando por estos lares tan amenos y de singular conocimiento y sensibilidad artística. Con su venia, desde luego.

Rodrigo de Castro dijo...

Soy Rodrigo de Castro, desde luego. Aún no domino bien estas artes que no existían en mis tiempos. Disculpe usted.

Barbebleue dijo...

Artes del demonio sin duda, Excelencia Reverendísima.