viernes, 5 de agosto de 2011

La flor y nata: CREAM

(pintada en el Londres de los sesenta)
.
Lo escogido y lo selecto, lo mejor de cada casa, la élite… así nació Cream, el primer Supergrupo rock consciente de ello. Pero no solo, sino también: la evolución del rythm and blues, la vanguardia sonora de finales de los sesenta, y una influencia que alimentó a toda una generación de grupos.
.
Eric Clapton, también conocido como dios, tocaba por aquella época (1966) con los Bluesbreakers del padre blanco del blues, John Mayall. Reconocido ya como el mejor guitarrista eléctrico de las Islas, decidió dar vía libre a su creatividad, montando su propio combo con el mejor bajista, Jack Bruce, quien colaboraba esporádicamente con los bluesbreakers; y con el mejor batería, Ginger Baker, percusionista de la Graham Bond Organisation, en donde ya se había peleado con el propio Bruce.
.
Contaba la leyenda urbana que la vanidad estaba detrás de la formación; no se habían podido resistir a tocar los tres mejores de cada instrumento. Ella misma en forma de ego pondría punto final a la banda tras dos años y medio, y cuatro discos, dos de ellos imprescindibles “Disraeli Gears” y “Wheels of Fire”
.
La lengua materna de los tres era el blues, aquí no había dudas ni engaños; pero su contribución fue darle un nuevo empuje, una actualización: una mezcla exitosa con la psicodelia sonora del momento rica en pedaleras y distorsiones, un predominio de la instrumentación imaginativa, una experimentación libre (rock progresivo), una promiscuidad estilística exacerbada. Coordenadas que fueron siguiendo en la década siguiente, y posteriores, muchos de los más grandes del circo rock.
.
En Cream encontramos al Clapton más energético y creativo, lejos de la irregular carrera que luego seguiría. Descubrimos también la importancia y la necesidad del bajista como creador musical: un Jack Bruce descomunal que sería llamado por el genio Zappa para aquel sensacional álbum llamado Apostrophe. Y ¡cómo no! La ilimitada aportación de un percusionista a una banda de blues-rock.
.
Sus limitaciones: el aspecto vocal, encabezado por un plano Bruce y un Clapton que nunca sería un buen cantante. Tampoco como compositores eran geniales, sirviéndose de clásicos del género, de los que harían versiones referenciales. Pero sus interpretaciones supusieron una descarga de vitalidad poderosa, fastuosa y creativa.
.
Unos adelantados a su propio tiempo…
.
Escuchemos alguno de sus más legendarios temas:
.
Sunshine of Your Love: un grupo vestido a la moda
.

(vídeo zosoclapton)
.
Strange Brew: no se pierdan el cardado de Clapton
.

(vídeo myBeatclub)
.
White Room
.

(vídeo alienwithanattitude)
.
Born Under A Bad Sign: un clásico
.
(vídeo RogerSydBarrett07)

6 comentarios:

GLÒRIA dijo...

Asombroso, Barbe lo que llegas a abarcar. Siglos de buena música sobre los que es un placer leerte.

Allau dijo...

Y yo que pensaba que no conocía a Cream, ¡y resulta que me lo sé de memoria!

Barbebleue dijo...

Bueno, Glòria, has desnudado mi gran problema: soy "omnífono", me gusta casi toda la música (buena)

Barbebleue dijo...

Hola, Allau: su historia es diminuta y simple; su herencia, descomunal e inabarcable.

pilar dijo...

ni mañana, ni tarde, ni noche, siguen instalados los cocodrilos en el foso de mi router...

bueno, te leo, que no es poco, un abrazo barbazul

Barbebleue dijo...

para disfrutar a fondo del castillo vas a tener que cambiar de router, pilar... con el viejo siempre te puedes hacer un bolso.

abrazo azul