sábado, 26 de junio de 2010

La Santísima Trinidad del Heavy

Buceando por el proceloso piélago digital me he encontrado con esta irreverente terminología para denominar los tres álbumes más míticos del heavy-metal ó rock duro; aquellos que crearon y establecieron el género. Luego con los años surgirían subgéneros y subestilos, y una parafernalia de nombres de difícil seguimiento: nu-metal, death metal, gothic-rock, extreme, trash, doom… (un lío, repleto de parafilias)
.
Nacido a comienzos de los setenta sobre un poderoso y machacón rythm & blues, guitarreo incontrolado, tormentosa electricidad… Imprescindible: voz chillona tirando a aguda, guitarra solista endiablada, y base rítmica ostinata. Ah! el pelo muuuuuuuuy largo… el cuero es opcional.
.
Podrían haber sido más pero los tres elegidos representan bien las raíces del género, así como unas obras más que geniales, míticas:
.
Led Zeppelin “IV” (1971): los emperadores del rock duro, en su disco más carismático (sí, el del cuadro en la pared ruinosa; sí, el de los símbolos; sí, el de “Stairway to Heaven”). Sin duda una raíz segura y potente donde alimentar el metal. De él elijo el poderoso tema de título inequívoco “Rock And Roll” con Robert Plant a tope de cuerdas vocales y Jimmy Page con sus guitarras polifónicas:
.

.
Deep Purple “Machine Head” (1971) otro must have, la explosión de la profundidad purpúrea. Aún conteniendo su imprescindible “Smoke on the water” me quedo con la intensidad rítmica de “Highway Star” como un tren acercándose machaconamente con voz chillona desde la ventanilla (Ian Gillan); atención a los solitas John Lord al órgano barroco, y el imprescindible Ritchie Blackmore a la guita:
.

.
Black Sabbath “Paranoid” (1970): más toscos y simples que sus contemporáneos, sembraron la semilla del black-metal y el doom: tinieblas y demencia fifty-fifty en los escarceos de la adorable bestia de Ozzy Osbourne entregando el tema homónimo de referencias psiquiátricas:
.

5 comentarios:

Titus dijo...

Los dos primeros son dos joyas absolutas, de principio a fin. Tengo especial cariño por el de Deep Purple, lo habré escuchado más de mil veces. El de los Sabbath no aguanta la comparación, siempre me han parecido muy sobrevalorados. Creo que se les recuerda más por la pose y la estética quepor la música.

alfredo dijo...

Coincido con la presentación, con matices cada uno de ellos lidera una forma del Heavy Metal.

Me quedo con los Zeppelin, que podrían haber ocupado el 1º, 2º y 3º al mismo tiempo y cada uno de ellos con diferente trabajo.

Abrazos

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE
CUESTION DE SENSIBILIDAD

ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE BLADE RUUNER , CHOCOLATE, EL NAZARENO- LOVE STORY,- Y- CABALLO.

José
Ramón...

pilar dijo...

ay señor¡, que tiempos¡, no recordaba las fechas de emisión de estas joyas, ¿tanto ha llovido ya?
Barbazul, este trocito de alma tuya de rockero me encanta, gustándome todo, Deep Purple me hace poner de pie otra vez...

Barbebleue dijo...

Ya lo comentaba, Titus, los Sabbath están muy debajo, pero al menos fueron pioneros de ciertos subestilos.

Zeppeliniano Alfredo: siempre he sentido debilidad por su primer disco: blues metálico.

Mil gracias, Jose Ramon, por el poetizado y por tus tremendos blogs; necesitaré semanas para ponerme al día. Un lujo a mi alcance...

Pilar ¿tú también un hija del trueno?