lunes, 14 de junio de 2010

Kokoschka/Hindemith: "Mörder, Hoffnung der Frauen"

Cielo nocturno. Una torre con una roja verja de hierro como puerta; antorchas como única luz.; un camino oscuro sube hacia la torre donde todas las figuras aparecen en relieve.

Así nos describe Oskar Kokoschka el ambiente de su drama "Asesino, Esperanza de las Mujeres" (1907); el resto queda explícito en su cartel para el estreno. Basado en Sexo y Carácter (1903) de Otto Weininger, un hito de la misoginia, es considerado el primer drama expresionista alemán. Plantea la batalla de sexos… en un entorno mítico, donde intenta desnudar la idea de mujer. El Hombre como ser puro y espiritual, sometido a la necesidad de la Mujer, como ser falso, parasitario. El drama se convierte en una alegoría del acto sexual, con su carga de dominación: mientras éste intenta escapar, ella no puede, siendo su esperanza la aniquilación.

Paul Hindemith, impresionado por la obra, la convirtió en 1919 en una ópera de cámara, en un solo acto, dotada de una desaforada pulsión. Nació así la primera parte de su Tríptico Expresionista que se completaría con Das Nusch-Nuschi (1921) y Sancta Susanna (1922).

Una música salvaje, nervuda, lujuriosa, repleta de aristas… poderosos ritmos, disonancias, cromatismo, tritonos… Una disección anatómico-musical que se abre en un crescendo de metales, y cuya seducción bebe en el Tristan wagneriano.

Dos personajes: Hombre (barítono), Mujer (soprano), cada cual con su correspondiente coro.

Sinopsis: el Hombre con armadura, herido, pálido, llega liderando su cansada horda de hombres hasta la torre de la Mujer, quien entre sus asustadas mujeres lo recibe orgullosa “Con mi aliento abanico el amarillo disco del sol, mis ojos captan el júbilo de los hombres, su lujuria merodea a mi alrededor como una bestia” El Hombre ordena que sea marcada con su hierro, tras lo cual la Mujer logra herir con un cuchillo al Hombre, quien cae entre convulsiones “ansia insensata de horror en horror, desapacible rotación en el vacío. Tormentos del nacimiento sin nacimiento, precipitándose abajo del sol, temblando en el espacio. El final de aquellos que me elogiaron.” Entonces los hombres aprovechan para encerrarle en una jaula, dejándole en compañía de la Mujer quien se arrastra a su alrededor y se agarra a sus barrotes; parten a divertirse con la mujeres. Mientras La Mujer le va torturando y provocando, el Hombre va recobrando sus fuerzas “quién me amamanta con sangre?. Devoro tu carne”, Ella flaquea “tu amor me encarcela, me sujeta con cadenas de hierro, me estrangula, déjame ir…” El Hombre, repuesto, abre la puerta de su jaula, toca con sus dedos a la Mujer hiridéndola de muerte y se dirige hacia el grupo de hombres y mujeres, dejando tras de sí un reguero de sangre y fuego.

Una obra radical, provocadora, cruda, atractiva…

Escuchemos el comienzo y el final de la ópera en la versión de Franz Grundheber, Gabriele Schnaut, el Verstärker RIAS Kammerchor y la Radio-Symphonie-Orchester Berlin, dirigidos por Gerd Albrecht:


.

Aquí la puedes descargar completa

10 comentarios:

Titus dijo...

Muchas gracias, una vez más, por darme a conocer una obra de la que no sabía nada y que, a juzgar por los dos fragmentos que nos has dejado, merece mucho la pena. Supongo que conseguir el libreto traducido, aunque sea al inglés, será misión imposible, pero lo intentaré.

pilar dijo...

a Paul Hindemith lo tengo asociado con un tristísimo recuerdo, asistí a su "Mathis der Maler", el 29 de enero del 1994 en el Liceu de Bcn, fue la última última representación antes de que el Gran Teatro ardiera como una téa.

no había vuelto a escuchar más música de Hindemith hasta ahora que nos dejas esta entrada tan interesante. Me han parecido muy impresionantes estos dos fragmentos que nos dejas el 1º,apocalíptico casi, y el drama de Kokoschka se las trae,(Titus si consigues el libreto hazmelo saber plis).

y si me permites Barbazul, he encontrado una cita de Kant (Crítica de la razón pura) que me gustaría dejar, (como gran admiradora del Arte Expresionista que soy);

"La belleza artística no consiste en representar una cosa bella, sinó en la representación bella de una cosa. El artista no necesita modelos bellos; es él el que pone belleza en lo que hace"

Enmanuel Kant

Barbebleue dijo...

Titus, dejo un enlace con el drama de Kokoschka en inglés:
http://reserves.fcla.edu/rsv/SF/ab058951.pdf

Pilar, tal vez "una deformación emocional de la realidad" ?

Titus dijo...

Gracias de nuevo, Barbebleue. Pilar, no he encontrado nada mejor, pero con esto nos haremos una idea.

Josefina dijo...

Terriblemente bella la música que acompaña al drama como éste requiere.

Pilar: la representación hermosa de una cosa, si alcanza comunicar la emoción de esa representación, será, entonces, una verdadera y bella expresión artística... si no, no. ¿lo ves así tú?

Gracias Barbebleue, es muy, muy interesante.

pilar dijo...

estoooo Titus, tu el inglés bien, ¡no? si traduces el susodicho ¿me lo harías llegar? me temo que con mi oxidado ingles, no me voy a enterar ...

ay Josefina, lo único que puedo asegurar del Arte es su subjetividad, como subjetiva es la belleza y la hermosura, incluso la verdad...

Barbazul, puede que tengas razón "deformación involuntaria, emocional, de la realidad" y gracias por tu hospitalidad, es lo que tiene la confianza...

Titus dijo...

Pilar, precisamente porque yo de inglés voy bien no pensaba traducirlo, pero ya que me lo pides y que el texto no es excesivamente largo, te prometo que lo haré en cuanto tenga un rato. Si hay más interesados, se lo haré llegar si me dan una dirección a la que pueda mandárselo.

Barbebleue dijo...

yo también agradecería una traducción de calidad...

Titus dijo...

Cuenta con ella. Dejadme acabar el curso, si el curso no acaba antes conmigo, y enseguida la tendréis.

pilar dijo...

gracias Titus, acaba el curso, sólo faltaba, mil besos, eres un cielo¡¡¡