viernes, 2 de abril de 2010

Encantos del Viernes Santo

.
Las lágrimas son como el rocío
Tú lloras… y ¡mira!... el prado sonríe

.
El milagroso renacer de la primavera invita al misticismo, a la meditación, a la búsqueda de respuestas a las ancestrales preguntas…
.
Un anhelo del Hombre.
.
En su Parsifal, Wagner compone una espléndida meditación sobre la naturaleza, sin interrumpir el desarrollo del drama, dotándola de toda la fuerza de la renovación y la redención. Más allá de una creencia concreta, superando incluso al propio vehículo religioso, y obteniendo el común denominador de necesidad y confianza.
.
Son los Encantos del Viernes Santo, con su canónica melodía y su espiritual canto. Una música tan depurada que incita al puro éxtasis. Un interludio contemplativo que tan sólo rompen las campanas del Templo del Grial…
.
Wie dünkt mich doch
die Aue heut so schön!
.

René Kollo / Gottlob Frick
Wiener Philharmoniker - Georg Solti

8 comentarios:

pilar dijo...

le veo pocos encantos al Viernes Santo, este desde luego seguro que es uno.

besos y gracias

Barbebleue dijo...

Peor les va a los cirios, Pilar...

besos y gracias

Esdedesear dijo...

Conmovedor! Tremendamente conmovedor.

Barbebleue dijo...

Conmover: perturbar, inquietar, alterar, mover fuertemente o con eficacia.

Tal cual...

Joaquim dijo...

Pues a mi los encantos del viernes wagneriano me parecen de una serenidad, que nada tiene que ver con los cirios, los penitentes, las dolorosas, las saetas, las cadenas y las llagas sangrantes.
¡Qué grande es Wagner! y qué inmenso cuando se pone sencillo.

Barbebleue dijo...

Los encantos de lo natural, Joaquim.

Anónimo dijo...

Oigh, míralo que elevado el progre, qué sofisticado. Por algo tenemos la imagen que tenenmos quienes escuchan música clásica. Intento explicarle a quien me quiere escuchar que la música clásica es algo próximo al corazón de cada uno, algo del día a día, que nos dice cosas que cualquiera puede entender, pero cómo van a creerme si luego se encuentran con esta imagen de la música clásica como algo sofisticado, elevadísimo, para finos, elitistas y expertos, etc etc

Barbebleue dijo...

Anónimo, respeto tu opinión y tu desacuerdo, también tu crítica que entiendo constructiva, por lo que no veo la necesidad de esconderse tras el anonimato.
Bienvenido al Castillo.