viernes, 23 de abril de 2010

Acierta el Vaticano…

… y lo hace por un doble motivo ¡Aleluya!
.
“En el mes en que los Beatles cumplen cuarenta años de su separación, el Vaticano se ha reconciliado con su música y ha decidido absolver de sus excesos a los cuatro chicos de Liverpool. El diario oficial de la Santa Sede, L'Osservatore Romano , publicaba el pasado fin de semana dos artículos en los que alababa la música creada por los Beatles y, por fin, hacía la vista gorda sobre la disipada vida de los artistas y el hecho de que consumieran drogas, causas estas que les valieron ser vetados por el Vaticano…
«Sus excesos son cosas del pasado, su música es algo del presente», comenta el periódico en uno de los artículos que aparecieron en primera plana.
«Es cierto, no han sido el mejor ejemplo para los jóvenes de su tiempo, pero tampoco el peor. Todavía escuchando sus canciones todo aquello parece lejano e insignificante», señala L'Osservatore Romano, que apunta que todos sus desmanes solo fueron pecados de juventud… Otro amago de reconciliación y perdón cristiano tuvo lugar hace solo un mes, cuando el diario de El Vaticano incluyó el elepé Revolver entre los diez mejores de la historia.”
-La Voz de Galicia- (13/04/2010)
.
En primer lugar acierta al perdonar los pecados juveniles de los Beatles. Aunque con cuarenta años de retraso, una minucia si lo comparamos con otros casos: la absolución es una prerrogativa del sacerdocio. Ya se sabe que la juventud, y más si está inserta en la vorágine del éxito, es fuente de muchos excesos ¡quién esté libre de culpa que tire la primera piedra!
.
Incluso si me apuran me alegro de que se les perdone aquello que, aunque escandaloso, no era más que la pura verdad: me refiero a la célebre frase de Lennon “somos más famosos que Jesucristo”. Basta observar un mapa de las religiones para darse cuenta de la realidad. Siempre tendemos a mirarnos el ombligo y a convertir nuestras manías en leyes universales. Mea culpa…
.
En segundo lugar acierta por incluir su álbum Revolver (1966) en el top ten de la Santa Sede. Nada me place más que ver uno de mis discos preferidos de los Fab Four en la cima de la lista de las músicas divinas. Uno, en su modosidad, siempre se decantó por la exquisitez melódica del lado beatle frente a la aridez deslenguada de su contraimagen stone... Acierta pues de nuevo, y van dos, el Estado Pontificio demostrando un gusto exquisito, a la altura de su alto rango, convenientemente amplificado por sus medios.
.
¡Quien puede ser inmune a la evolución musical del pop-rock, documentada en esta obra fundamental de tan amplia influencia!
.
Eleanor Rigby , un must de densidad colgada de la cuerda de su doble cuarteto:

.
For no one introduce la trompa de Alan Civil en la música pop, mientras oficia McCartney con una sencilla pero directa letra de ruptura:

.
And your bird can sing, autopista eléctrica para la voz de Lennon…

.
Here, there and everywhere, placidez en sus sutiles armonías vocales:

.
Tomorrow never knows, un infernal y ostinato ritmo materializa la retorcida mente de Lennon con un novedoso sistema de grabación. Pura psicodelia:

.
Felicidad, pues, por la doble decisión… Sobre otras noticias provenientes del Estado Vaticano, no quiero entrar desde el Castillo. Tan sólo dejar claro que todos delitos deben ser castigados por las leyes humanas, incluido el de encubrimiento…

9 comentarios:

alfredo dijo...

Magnifica entrada con ilustración sonora incluida.

Pero lo del Vaticano, ¿realmente tiene mérito?
¿No son demasiados 40 años para una chiquillada así?
o formará parte de una estrategia para recuperar tiempo y fieles perdidos.

En fin, el alemán pasará y Revolver siempre estará

Abrazos

Joaquim dijo...

Barbe, sin querer entrar, has entrado hasta la cocina.
¡Qué ridículos! y permíteme decir, ¡qué anticuados están! en el Vaticano.
Claro que no hacía falta que se pronunciaran ahora fans de The Beatles (los mejores, Joaquim dixit, claro)para darse cuenta de ello.
Ya que están instalados en los 60's 70's, no estaría mal que recortaran las faldas de la sotana y se pusieran todos la minisotana, emulando a Mary Quant, practicaran el sexo libre, dejando en paz a los niños/as y se hicieran un porrete de incienso.
Magnífica banda sonora para un post de temática alucinógena-surrealista.

tag dijo...

Hola

He visto la entrada tan magnifica que has hecho de mis queridos Beatles y no he podido resistirme a dejarte mis felicitaciones.

La musica me ha encantado porque hacía tiempo que no escuchaba estas canciones y entono el mea culpa, porque es un pecado melomano.

Respecto a lo que comentas del perdón del Vaticano, mira, me quedé pasmada cuando escuché la noticia. Es increible, con la que tienen encima por los abusos sexuales a niños, y se permiten ir perdonando una frase de adolescentes euforicos por un triunfo merecidisimo, de hace cuarenta años.
Es para reirse, o no, mejor para llorar.
Que se guarden sus perdones bajo la sotana, que nadie se lo ha pedido y que dejen de mirar los pecados ajenos y den ejemplo.

Me parece que no hay punto de comparación entre el pecado que les ha costado 40 años de perdonar, y el que cometen sus castos sacerdotes. Esos no tienen perdón de Dios.

Un besito

pilar dijo...

la acción u omisión del Vaticano, me importa TRES PIMIENTOS, ahora sólo faltaba que les tenga que dar las gracias por "perdonales la vida" a los Beatles

disculpa Barbazul, hay cosas que me ponen radical, radical

besos para los Beatles, y para Mozart, (que deben de estar hace tiempo juntos en el Cielo) y para tí claro,

assai dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
GLÒRIA dijo...

Barbe:
Me uno a Pilar y a Assai. A mi tampoco me importa a quién perdona o no el Vaticano. Ya no pienso en lo que me avergonzaba una iglesia tan jurásica porqué creo que, de no ser como es, no seria la iglesia con sus escandalosos boatos y sus vicios ya no tan ocultos. Sólo conservo respeto hacia aquellos eclesiásticos que son vocacionales y se parten la espalda en los confines malditos de esta tierra para que alguien pueda comer o aprenda a leer.
Te confieso que yo tiraba a stoniana pero, también es cierto, que Eleanor Rigby me parece un milagro.
Un beso.

assai dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Esdedesear dijo...

Con razón Benedicto quiere devolver la religión católica a los monasterios y allí que los vayan a buscar quien los necesite. A lo mejor, como hicieron en otros tiempos con las distintas ciencias y artes, allí se dedican a conservarlos y estudiarlos y por eso antes tienen que perdonarlos. Sólo espero que no se vayan de rositas, porque lo que está sucediendo es algo imperdonable, en cambio. ¡Cuánto dolor! Y cúanta hipocresía! No hay palabras. Un abrazo beatlemaníaco.

Barbebleue dijo...

Bienvenida Tag! Gracias a todos por vuestros comentarios.

Yo tan solo he querido utilizar el arma inteligente y elegante de la ironía...