domingo, 4 de enero de 2009

Primer domingo de Año Nuevo: BWV 248/5

La Quinta Cantata del Oratorio, que anticipa la Fiesta de la Epifanía, supone “la luz que debe iluminar a los paganos” personalizada en el temor del Rey Herodes ante la Natividad.
.
Ehre sei dir Gott gesungen (Cantemos tu gloria, Oh Señor) es el Coral concertante que abre la obra, sobre el que no hay acuerdo entre los musicólogos si es original o pertenece a una obra perdida.
.
Sobre la parquedad instrumental de la orquesta, dibujada en el contrapunto de oboes d’amore y cuerdas, se eleva un vivificante canto a cuatro voces , pleno de dicha y alegría, que alterna entre la homofonía y la bella fuga polifónica sobre el segundo verso “Dir sei lob und dank bereit”:
.

Gächinger Kantorei
Bach-Collegium Stuttgart
Helmuth Rilling

2 comentarios:

Josefina dijo...

Sea cual fuere el resultado de la procedencia de la Cantata, lo cierto es que nuevamente hoy, la música de JS Bach nos inunda con su elevación, su fecundidad, su perfección y su inmensidad aérea. Es, sin duda, el mayor de los artistas de todos los tiempos.
Pero se ha dicho de Juan Sebastián: " Es el océano completo de la música". Y es manantial inagotable de la más prístina pureza, expresa la más bella aspiración del ser humano. Su nombre vivirá por siempre, dondequiera que viva el espíritu de la música.
Gracias Barbebleue...

pilar dijo...

Und Gott befahl ihnen im Traum, daB sie sich nicht
sollten wieder zu Herodes lenken, und zogen durch
einen andern Weg wieder in ihr Land.