domingo, 16 de diciembre de 2012

El príncipe Borodin


Ilya Glazunov - El Príncipe Igor (1962)

El denominado Grupo de los Cinco (o Gran Puñado), círculo de músicos románticos y nacionalistas rusos, contaba entre sus componentes con un químico: Alexander Borodin (1833-1887). Un compositor tardío y a tiempo parcial, para desesperación de sus correligionarios que eran conscientes de sus extraordinarias dotes musicales.

Hijo natural de un príncipe georgiano, no estudió composición en serio hasta 1863 con Balakirev. Sus excelentes trabajos en las ciencias químicas, así como otras dedicaciones vitales, también contribuyeron a una obra musical corta pero bella y elegante; destacable por su impecable y lírico melodismo, y, al igual que sus colegas de los Cinco, con un fuerte sabor oriental, tal vez no tan exótico como en Rimski, pues sus excursiones se ciñen a Asia Central.

Su celebrada ópera El Príncipe Igor, comenzada en 1869, tras dieciocho años, quedó inconclusa por su prematura muerte y sus continuos retoques. Fueron Rimski-Korsakov y Alexander Glazunov, a la limón, quienes completaron la orquestación y dieron forma a la obra. Un libreto del propio Borodin y de Vladimir Stasov basado en una epopeya del siglo XII, Las Huestes de Igor, donde no faltan aventuras guerreras, amores cruzados, malos-malísimos e incluso el recurso a personajes grotescos tan del gusto ruso. Una ópera que rezuma un desbordante lirismo en las escenas más humanas e íntimas, engalanadas con preciosas melodías de sabor popular, sobre un fondo coral profundamente dramático y folclórico.

Coros y Danzas polovtsianas, la pieza más célebre:

(vídeo John J)

Aria de Jaroslavna, la esposa ‘Ne malo vremeni proslo s tech por’ :

(vídeo carlotta9991)


PS: ¡y a mí que me recuerda al Puccini más lánguido! (?)