domingo, 23 de diciembre de 2012

El poeta del piano



Bill Evans (1929-1980) fue un pianista de jazz, de sólida formación clásica especialmente en la impronta de una armonización impresionista, una delicada digitación y una sólida técnica hábil para la improvisación; lo cual le llevó a moverse por un Jazz íntimo, intelectual y reflexivo, terrenos del Jazz modal y del Cool. También a ejercer profunda influencia en contemporáneos y futuros pianistas del género; a rechazar la electrificación instrumental, alejándole de las nuevas tendencias del Jazz fusión, y a ganarse el sobrenombre del título.

A mediados de los cincuenta, en plena explosión artística, llegó a trabajar con Miles Davis durante unos pocos meses; lo suficiente para participar con su instrumento y composición en esa cima del jazz que es el descomunal Kind of Blue del gran trompetista.

Pero donde se sintió más a gusto como pianista fue con el Bill Evans Trio, en el diálogo de instrumentos como camino a la emoción: piano, contrabajo y batería. Algunos de sus mejores momentos fueron registrados en directo en el Village Vanguard,  la última grabación con Scott LaFaro, bajista virtuoso que perecería al poco tiempo en una autopista.

De esas sesiones vería la luz el disco Waltz for Debby (1961) que contenía el tema homónimo, dedicado a su sobrina. Una preciosa delicadeza a ritmo de vals que engloba el mejor diálogo del trío:

(vídeo Andrew Jackson)

7 comentarios:

Anderea dijo...

Querido Barbe,

buen día.

Me gusta empezar la mañana con música alegre, me encante que se dediquen "cosas" a sobrinas, me hipnotiza la carátula que está fija en el vídeo y, por último y por favor, favor, favor... ¿es un vals? ¿no es un fox?

El favor: ilustra un poco a esta mujer de oído errante y proverbial ignorancia.

Gracias por esta entrada sencilla, refrescante y entrañable. Un musutxu y ¡buen día por la mañana!

Anderea dijo...

Ya: su título es definitivo.

:(

Anderea dijo...

:) Y

Zorionak! ¡Que sea una buena fiesta!

Barbebleue dijo...

Hola Anderea, no soy yo quién de ilustrar a nadie, pero si Evans le llama Vals...

A mi el tema me parece rítmicamente un 3/4 del vals, muy libre eso sí. El desarrollo es diferente, tanto en ritmo como en "swing" (más cercano al foxtrot como apuntas)

En todo caso, hay mucho cariño y ternura en la composición. También belleza y calidad...

Feliz Noche, Zorionak!

Anderea dijo...

:)

pfp dijo...

guauuuuuuuuuuu, que chulada¡, qué desengrase navideño¡, gracias barbazul, a mi los valses me gustan así...

Barbebleue dijo...

pues se acercan los clásicos vieneses de la troupe Strauss, pfp... atentos a la glucemia.