viernes, 13 de abril de 2012

El café según Bach

No fue tan grande como la de Sacras, pero la producción de Cantatas Profanas por parte de JS Bach se cree que alcanzó el medio centenar, gran parte de ellas perdidas. Ocasiones para su composición no faltaron, desde alguna celebración cortesana, festividades reales, homenajes a prohombres, e incluso pequeños detalles de la vida cotidiana; además suponían unos ingresos extras, algo siempre bienvenido en casa de los Bach de Leipzig.
.
Una de las más afamadas y hermosas es la denominada Cantata del Café “Schweigt stille, plaudert nicht” (Silencio, no charléis) BWV 211 que JSB estrenó antes de 1734 con su Collegium Musicum en el mejor lugar para ello, el Café Zimmermann. En realidad, sobre un texto de Picander, se trata de una parodia en sentido estricto; la causa y origen, la creciente costumbre, en especial entre el personal femenino, de tomar café a todas horas; costumbre tenida por entonces como bárbara y poco decorosa. Un vicio, vamos.
.
Siguiendo las influencias de la pequeña comedia italiana (bufa), a través de un narrador –tenor- (un acierto de Bach para disponer de una tercera voz en el moralizante coro final) nos introduce en una discusión paterno -Schlendrian, bajo- filial -Liesgen, soprano-, cuando aquél intenta, de diversas maneras, conseguir que su hija abandone tan infame hábito. Ésta solo accede a condición de que su padre le encuentre un apuesto galán con quien casarse; aún así, el narrador nos hace saber que antes del matrimonio le exigirá que el café sea habitual en su futuro hogar conyugal.
.
Para tan, en apariencia, pedestre argumento, que explicita las relaciones inter-generacionales y de autoridad doméstica de la época, JSB compone una música elegante y exquisita, tierna e irónica, en especial la parte de Liesgen, cuyas dos grandes arias son un ejemplo maravilloso del arte profano bachiano, e incluso de su personalidad inquieta y sociable, y que pasamos a escuchar en la preciosa voz de Christine Schäfer:
.
“Ei! Wie schmeckt del Coffee süsse”
(¡Ah! Qué bien sabe el Café dulce,
Más delicioso que mil besos,
Más delicado que el vino moscatel.
¡Café, café quiero,
Y si alguien desea agasajarme,
Ay, no tiene más que servirme café!)
-deliciosa melodía dulcificada por la flauta obligada-
.

(vídeo Barbebleuei)
.
“Heute noch, Lieber Vater, tut es doch!”
(¡Hoy mismo, Amado padre, haz que así sea)
-delicadeza y seducción sobre un coqueto ritmo balanceante-
.

(vídeo Barbebleuei)
.
Christine Schäfer, soprano
Bach Collegium Stuttgart
Helmuth Rilling

.
... este bach servía para todo...

8 comentarios:

Josefina dijo...

…servía para todo… tanto es así que después de no oír su música en un tiempo demasiado largo, hoy he sentido la gracia y la alegría de su dulce y elegante cantata y me ha hecho pensar que, aunque vive siempre entre nosotros, si lo tuviera cerca, le pediría una melodía nueva con la atrevida pretensión de que fuera compuesta para mí.

Tal vez, si me conociera y supiera de mi admiración y amor a su obra aquí en el mundo, lo hiciera posible, ya que la certeza de mi fidelidad,le impulsaría a hacerme feliz.

¿Tú crees, Barbebleue, que esperaría un imposible?

pilar dijo...

me pilla esta joya con el café de la tarde en la mano,...dos placeres juntos¡ besos barbazul

GLÒRIA dijo...

¡Este Bach es tan asequible!. Y delicadísima la voz de la soprano, una de las mejores liederistas del momento.
Gracias, Barbe.

Barbebleue dijo...

Bueno, Josefina, para eso se han creado los sueños; para que todo sea posible, incluida la felicidad.

Barbebleue dijo...

pilar, los placeres al unirlos se multiplican exponencialmente; como los besos...

Barbebleue dijo...

Tarde o temprano JSB siempre llega, Glòria; por eso es poliédrico...

La Schäfer, además una excelente Lulú.

assai dijo...

El café es siempre para mí un consuelo, y más en primavera, un tiempo siempre difícil para los
que tenemos algún alifafe.
La música de tu castillo, tambien siempre una exquisitez, my Lord.


Feliz primavera a todos, que el café nos reconforte dándonos la fuerza para superarla.

Un saludo a todos desde esta levantisca y ventosa región.

Barbebleue dijo...

Un placer superior al café es recibir la visita de Milady de la Isla.

Sírvase otra taza mientras la primavera degenera en verano...