viernes, 17 de junio de 2011

Benedictus: coronando Rey a un Emperador


Emperador en Viena desde 1848 Francisco José I no logró hasta junio de 1867 ser coronado como Rey de Hungría merced al Compromiso Austro-Húngaro (Ausgleich) entre la mayoría germánica personificada en la corona y la nobleza nacionalista magiar.
.
Para tan magno evento, que tuvo lugar en la Iglesia de Matías en pleno distrito del Castillo de Buda, las autoridades eclesiásticas de Budapest encargaron a Liszt la composición de una obra sacra: la Misa Húngara de la Coronación, para cuatro voces, coro y orquesta.
.
En esta contenida obra de carácter protocolario, Liszt pretendió asumir dicho Compromiso (Coronación) con la Casa de los Habsburgo desde un punto de vista sintético: aunando la gran tradición, y peso, católicos (Misa) a la vez que una creciente, influyente y romántica pasión nacionalista (Húngara)
.
Resulta evidente dicha dicotomía en dos de las seis secciones con que originalmente contaba la obra; posteriormente Liszt le añadió dos más.
.
El Credo, donde echa mano de la simplicidad y recogimiento de la melodía gregoriana antigua, en canto monódico para coro mixto y órgano, añadiendo algún fragmento de una Misa de Henry du Mont (s. XVII).
.
Y el Benedictus, con solo de violín obligado, de intenso aroma magiar, y que envuelve en armonías etéreas, sutiles, ideales, elevadas, sublimes,… evidente resulta la celestial atmósfera del Preludio de Lohengrin, ópera que él mismo había dirigido en Weimar.
.
Un reflejo de diamantes para las Dos Coronas. Sissi al rescate...
.

.
Veronika Kincses (soprano)
Klára Takács (contralto)
Dénes Gulyás (tenor)
László Polgár (bajo)
Coro de la Radio y Televisión Húngaros
Orquesta Sinfónica de Budapest
György Lehel
.
(vídeo newFranzFerencLiszt)

13 comentarios:

pilar dijo...

Barbazul, ¿hay alguna posibilidad de que te dediquen una misa sin que te coronen reina o emperatriz?

Barbebleue dijo...

Pilar, creo que sí... pagando... mucho.

pilar dijo...

vale, ¡será por dinero¡...

Esdedesear dijo...

Pues yo si es gratis les dejo que me coronen, emperatriz o lo que haga falta. Con tal de tener un título como el Señor del Castillo. Aunque con esta misa no iba a poder contener la emoción y se me notaría el plebeyismo. Un abrazo y gracias.

Josefina dijo...

Con esta música excelsa, yo os coronaría a los tres. Véase:

Marquesa del Monte Teleno y del muy hermoso pueblo de Filiel.

Marquesa del Valle de Oja y del entrañable pueblo de Ezcaray.

Señor de la Serenísia República de Venecia.

¿Me invitáis?

Barbebleue dijo...

Conchita Emperatriz, incluso sin Misa...

Josefina: si me voy de Dux al Cinquecento Veneciano, te dejo de Duquesa del Castillo.

Anderea dijo...

Me he puesto mis mejores galas para entrar a comentar. Tanto título impone mucho...

He disfrutado y me he quedado... dulcemente dormida. Es cierto. ¡Gracias, Barbebleue!

Barbebleue dijo...

Anderea: no sé cómo tomar eso de que te has quedado dormida...

la misa? la nobleza? las galas? o tal vez la legendaria fascinación del narrador?

gracias por la visita y por la siesta!

Josefina dijo...

Acepto, con una condición:
Poder escribir al Dux del Cinquecento desde el Castillo, sin distancia de tiempo...

Un beso.

Anderea dijo...

Eso fue ayer, bueno, ya... anteayer por la noche.

Comencé a oír el Benedictus y me estaba pareciendo una música deliciosa, "celestial" habías escrito tú, y... me quedé dulce y plácidamente dormida. Literalmente dormida. Cuando desperté, leí los otros comentarios y añadí el mío.

No es fácil que me quede dormida oyendo música. Sin embargo, necesito dormir y descansar. Y la misa me ayudó. Por eso te lo agradecí.

¿Ves qué sencillo? No sé cómo te lo tomarás, pero yo, en tu caso, me lo tomaría a bien, a muy bien.

Dulces sueños también para ti y para quienes se acercan hasta tu castillo de música y extraordinarias bellezas, Barbebleue.

Barbebleue dijo...

Condición concedida, Josefina. Este Castillo es tan mágico que permite recibir cariño sin distancia de espacio ni de tiempo...

Otro beso.

Barbebleue dijo...

Anderea, la pregunta era retóricamente irónica... descansar con Música es como soñar con el cielo: "extraordinarias bellezas"
Gracias.

Anderea dijo...

Sí, es verdad. "O tal vez la legendaria fascinación del narrador".

;)

Te aseguro que todavía no sé a qué te refieres, pero es muy divertido.

De cualquier modo, gracias a ti, Barbebleue.