domingo, 22 de diciembre de 2013

Hindemith: "Sancta Susanna"


Tras "Mörder,  Hoffnung der Frauen" y "Das Nusch-Nuschi"  completamos el tríptico expresionista de Paul Hindemith con la ópera "Sancta Susanna", que fue estrenada en 1922, con libreto, repleto de elipsis y frases incompletas, de August Stramm. Una corta ópera, casi de cámara, con apenas tres voces solistas: soprano, mezzo y contralto.

Sancta Susanna reflexiona sobre la sexualidad femenina dentro del celibato  de una orden religiosa cristiana, recalando en el concepto de pecado,  culpa y  atracción por la penitencia. Cuerpo y mente en conflicto, en una dualidad exacerbada que lleva a la psicosis, narrada a través de un crescendo musical  que, bordeando la tonalidad, eleva la sensación de provocación, llegando hasta el shock puramente expresionista.

Comienza la obra con el inicio del desvarío de la hermana Susanna, delante del altar del convento, de noche. Sor Klementia la interpela mientras observa su aspecto enfermizo. Susanna va pasando sucesivamente desde una inmersión en visiones religiosas, a través del sonido del órgano y las campanas del reloj de la torre,  hasta los sensuales gemidos de la sirvienta con su novio en el jardín. Mientras inicia las visiones eróticas, Klementia relata la historia de Sor Beata, quien tras un trance de masturbación con la cruz del altar fue emparedada tras él. Susanna, incapaz de contenerse, despojándose de sus hábitos, retira el paño del crucificado demandando un castigo similar ante la congregación de monjas que la van rodeando, a los gritos de ¡Satanás!.

Escuchemos el fragmento final, desde el clímax sexual hasta el desenlace final:


(vídeo Barbebleue.i)

Helen Donath
Berlin Radio Symphony Orchestra
Gerd Albrecht

El tema de la emancipación sexual de una monja ha atraído desde su estreno una violenta reacción contra esta ópera por parte de la Iglesia. Con ocasión de una producción en Roma en 1977, Sancta Susanna fue objeto de una fuerte controversia, acompañada por vigilias de protesta e investigaciones parlamentarias… (Dizionario dell’Opera)


6 comentarios:

Juan María Gómez Márquez dijo...

La verdad es que Hindemith nunca me ha llamado mucho la atención, pero después de leer esto no he podido evitar ponerme a escuchar la ópera (de una sentada se puede hacer) y por lo que estoy escuchando va a ser un descubrimiento interesante ¡Gracias!

Barbebleue dijo...

Pues no te pierdas las otras dos partes del Tríptico. ¡Gracias a ti por comentar!

pfp dijo...

el argumento !se las trae con abalorios!, ...probaré a escucharla el 25 a la tarde, para desengrasar de Villancicos y turrones...

par de besos, felices días

Barbebleue dijo...

un día muy adecuado...

otro par, pfp

gloria abras pou dijo...

Me atrae y, a la vez, me produce una sombra de aversión. Segundo blogger en el que hoy se habla de Hindemith un músico con el que no me atrevo.
Felices Fiestas!!!

Barbebleue dijo...

Glòria, más dura es la navidad...
Aleja las sombras e ilumina el atrevimiento ¡merece la pena!

Felicidad!!!