miércoles, 20 de agosto de 2008

Henri Dutilleux: "Tout un monde lointain"


Uno de los más grandes músicos vivos, Dutilleux nació en Angers en 1916. Tras sus estudios en el Conservatorio de París y de composición con Henri Büsser, consigue ganar el Gran Premio de Roma en 1938. Tras la Segunda Gran Guerra, logra en París sus primeros éxitos: La Primera Sinfonía, estrenada por Roger Désormière y el ballet Le Loup, interpretado por la compañía de Roland Petit. A partir de ese momento se suceden los encargos y los éxitos.

Influenciado inicialmente por las esencias impresionistas de Ravel y Debussy, son sin embargo mayores los influjos de Bartok y Stravinsky. Aunque usuario de técnicas serialistas, rechazó el aspecto radical y excluyente de este movimiento, manteniendo siempre una individualidad estética que le alejó de cualquier escuela. Sus composiciones destacan por el refinamiento orquestal, el predominio de la atonalidad, la complejidad rítmica, la riqueza tímbrica, el gusto por el detalle y el matiz, y una querencia por la simetría estructural, objetivada en muchas ocasiones en sonidos en espejo. Su formación de percusionista reluce en sus pentagramas con profusión, especialmente las partes de timbales. Técnicamente quizás sea la variación su recurso preferido.

Aún con una producción no muy abundante, recorrió con éxito gran parte del siglo pasado saliendo airoso tanto de gustos tradicionales como de paladares más vanguardistas. En su opus destacamos:

- Segunda Sinfonía “La Double” : encargo de la Fundación Loussevitzky para la Sinfónica de Boston(1959): destaca por dividir a la orquesta en dos grupos concertantes, el primero una orquesta de cámara, a modo de una evolución del Concerto Grosso.

- Métaboles pour orchestre: encargo de Georges Szell para la Orquesta de Cleveland (1964): el arte de la variación en un discurso atonal, un cambio orgánico continuo.

- Timbres, Espaces, Mouvement pour orchestre "La Nuit Etoilée": encargo de Rostropovich para su orquesta de Washington (1978): una búsqueda de los registros extemos de la orquesta entre los contrastes maderas-cuerdas graves.

- Concierto para violín y orquesta “L’arbre des songes”: encargo de Radio France para Isaac Stern y la Orchestre National de France (1985): una unión íntima entre solista y centuria bajo un mismo núcleo melódico

- Concierto para violonchelo y orquesta “Tout un monde lointain” : encargo de Rostropovich (1970). Dividido en cinco partes o movimientos que hacen alusión a la poesía de Baudelaire: Enigma-Regard-Houles-Miroirs-Hymne.

Una obra profundamente lírica y misteriosa, introspectiva y delicada, es una ensoñación que transporta a un mundo imaginario, a un mundo lejano.
.
Escuchemos dos versiones de Miroirs, uno de los pasajes más líricos del concierto:

Rostropovich



Gautier Capuçon
.
Descargar AQUÍ el concierto completo:
Gautier Capuçon, violonchelo
BBC National Orchestra of Wales
Jac van Steen

2 comentarios:

Titus dijo...

Gracias por el enlace y por la entrada. Lo escucharé en cuanto pueda.

pilar dijo...

no se me ocurren más adjetivos que con los que defines tú esta música; delicada, misteriosa...
He buscadoa a Dutilleux en mi libro del siglo XX y no lo encuentro, debe ser que a P. Morgan se le dan mejor las finanzas.