martes, 30 de diciembre de 2008

Hey Jude

Como interludio en la plétora bachiana podemos hacer una incursión en la música contemporánea.
.
Una mejorada y energética versión del "sad song" de The Beatles a cargo de un grande del soul, el brioso Wilson Pickett, con la estimable ayuda del estupendo guitarrista Duane Allman, malogrado líder de una excelente banda sobre la que volveremos: The Allman Brothers Band
.
Puro desgarro y pasión:
.

domingo, 28 de diciembre de 2008

Primer domingo tras la Navidad: BWV 28

Para el 30 diciembre de 1725, el último domingo del año, escribió JS Bach sobre texto de Erdmann Neumeister, la Cantata BWV 28 “Gottlob! Nun geht das Jahr zu Ende” (¡Alabado sea Dios! Un año termina) con un amplio elenco: cuatro solistas vocales, coro, cornetto, oboe da caccia, tres trombones, dos oboes, cuerdas y continuo.
.
De los seis movimientos el más importante es un motete coral en estilo arcaizante que ocupa la segunda sección: “Nun lob, mein Seel, den Herren” (Alaba alma mía al Señor). La melodía del cantus firmus la cantan las sopranos arropadas por cornetto y oboe, mientras las voces inferiores enuncian los versículos del himno en el más severo estilo polifónico pero en pleno y refinado movimiento. La orquesta no es independiente y se limita a sostener y dar continuidad a las líneas cantadas:
.
. video
Gächinger Kantorei
Bach-Collegium Stuttgart
Helmuth Rilling

sábado, 27 de diciembre de 2008

Tercer día de Navidad: BWV 248/3

La historia de de hoy nos relata el viaje de los pastores a Belén y su encuentro y adoración al Niño Jesús. Por ello en algunas de sus secciones subyace un ambiente musical de cortejo alegre y piadoso.
.

Esta Cantata está enmarcada en un exultante Coro “Herrscher des Himmels” que la introduce jubilosamente y la cierra, en forma da capo. Nos detendremos en el Aria de contralto “Schliesse, mein Herze, dies selige Wunder” (Encierra, corazón mío, este dulce milagro). Pieza meditativa donde María se regocija ante su hijo. Compuesta también expresamente para el Oratorio, destaca por el virtuoso obligado de violín y el dulce canto en una expresión de profunda admiración y fervor ante el “dulce milagro”:
.

Marjana Lipovsek, contralto
Staatskapelle Dresden
Peter Schreier
.
Y como conclusión de la primera parte del Oratorio:
.
. video

Coro da capo "Herrscher des Himmels"

Coro Monteverdi - John Eliot Gardiner

viernes, 26 de diciembre de 2008

Segundo día de Navidad: BWV 248/2

El texto de esta segunda festividad relata la anunciación del Nacimiento a los pastores por medio de los ángeles. Por ello el ambiente musical es abiertamente campestre, con la flauta como instrumento protagonista. Y por esta razón la Segunda Cantata no comienza por un Coro sino por una tierna Sinfonía pastoril, aderezada de variedad de oboes. Una pieza instrumental única en toda la obra.
.
Siendo la citada Sinfonía de gran belleza y ampliamente conocida, quiero dejar como estampa musical el hermosísimo Coro “Ehre sei Gott in der Höhe” (Gloria a Dios en el cielo), movimiento compuesto especialmente para este Oratorio. Escrito en forma de motete tripartito, se inicia como un passacaglia a la gloria de Dios, se muda en un relajado canto de paz, para convertirse en un reclamo a la alegría de la humanidad en forma canónica:
.

Collegium Vocale Gent
Philippe Herreweghe

jueves, 25 de diciembre de 2008

Primer día de Navidad: BWV 248

El Weihnachts-Oratorium (Oratorio de Navidad) es un conjunto de Seis Cantatas Sacras para las distintas celebraciones de la Natividad. Fue compuesto tardíamente, en 1734, concebido como un todo unitario. JS Bach, como era habitual en la época, se concede autopréstamos de algunas Cantatas profanas, completándolos con nuevas aportaciones musicales para redondear la obra.
.
Estrenada en la Nikolaikirche de Leipzig el día de Navidad de 1734, la primera Cantata se abre con el glorioso Coro “Jauchzet Frohlocket, auf, preiset die Tage” (¡Alegraos, regocijaos, Celebrad los días!) cuyos majestuosos timbales y aristocráticas trompetas circundan la bucólica sección intermedia, un coral fugado sobre una cuna de flautas y oboes. Y magnifican la fascinación por el tema central del texto: ha nacido el Niño:
.

Monteverdi Choir
English Baroque Soloists
John Eliot Gardiner

martes, 23 de diciembre de 2008

¡FELICES FIESTAS!

Siempre he asociado la Navidad con la Infancia.
Con la infancia feliz, con la infancia numerosa.
.
En los recuerdos del bullicio, en plena saturación de sabores otrora restringidos.
.
En el espejismo de las fágiles esferas, las guirnaldas y los pastores.
Y las luces, siempre las luces: pequeñitas, caprichosas.
.
Hastiados del permiso para destrozar melodías atemporales y el derecho a
trasnochar entre adultos.
.
Entre la agitación de lo prohibido y la ilusión del regalo esperado centelleando
en los ojos.
.
Y así hasta el agotamiento en libertad.
.
Por eso no encuentro mejor postal para estas fechas que el
gesto y la expresión de un niño ilusionado:
.
Ingenuidad
Alegría
Asombro
Curiosidad
Ilusión
Esperanza
Ensoñación
Belleza
Libertad
Utopía
*
¡FELICIDAD!
*
TODO lo que os deseo ahora y para siempre
Aquí queda envuelto en una de las páginas más hermosas:



domingo, 21 de diciembre de 2008

Cuarto domingo de Adviento: BWV 132

Para este último domingo antes de Navidad volvemos a Weimar de donde nos ha llegado casi íntegra la Cantata “Bereitet die Wege, Bereitet die Bahn!” (Preparad los caminos, preparad la vía), tan sólo el Coral conclusivo se ha perdido en el espacio-tiempo.
.
El movimiento inicial a modo de dueto concertante es una extensa aria da capo para soprano, rica en melismas, oboe obligado, cuerda y continuo. Grácil y esperanzado, florido y pregonero, arrebata al texto la inminente llegada del Redentor:


Ingrid Schmithüsen, soprano
Bach Collegium Japan
Masaaki Suzuki

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Álbumes de una vida (7): Mozart - Violin Concerti (Zukerman / Saint Paul)

El año 1775 fue definitivo y definitorio. Entre abril y diciembre el aún adolescente Mozart iniciaba y culminaba su concepción del concierto para violín, dejando escritos cinco conciertos para la orquesta del Arzobispo de Salzburgo. Existe un sexto de 1781 e incluso un séptimo, cuyos menores méritos musicales arrojan serias dudas sobre su autenticidad, al menos en su integridad. Con aquellos, y partiendo de sus recientes experiencias parisinas, elevó el estilo galante hasta cotas prerrománticas, en un proceso de evolución que todavía sorprende por su celeridad y logros: orquestación, técnica concertante, seducción melódica y potencial emotivo.
.
Entre la plétora de registros imperecederos de estas páginas, desde los históricos de Heifetz, Szering o Grumiaux hasta los más recientes de Mutter o Carmignola con Abbado, aporto las lecturas que en 1982 dejó grabadas Pinchas Zukerman con la Saint Paul Chamber Orchestra. ¿Razones?
.
*Su frescura, lozanía, espontaneidad y vitalidad: tan juveniles, tan mozartianos.
*El acercamiento camerístico al opus: una primera impresión.
*La compenetración orquesta-solista, encarnada en la figura del solista-director Zukerman.
*El virtuosismo galante y contenido: la expresividad al servicio del conjunto, nunca protagónica.
*La adecuación al estilo francés, su origen

Adjunto el Concierto n.3 en Sol mayor K216:

-Para respetar la integridad de la obra
-Por ser el punto de inflexión en la colección de los cinco, el ecuador y el gran paso adelante en técnica compositiva y en belleza musical
-Por el amplio coloquio concertado entre solista y tutti
-O tal vez por el precioso diálogo con los oboes del primer movimiento, el lirismo elevado del segundo o el torbellino melódico del tercero.

.
I. Allegro: amplio y alegre, alborotador, en su preludio orquestal presentando los dos temas que irá recogiendo sucesivamente el violín solista, para posteriormente, en medio de un amplio desarrollo, enternecer con su sutil diálogo con los oboes:
.


II. Adagio: muy lírico y delicado, con un fondo aflictivo. Su cantabile es llevado por la orquesta que ha cambiado los oboes por las flautas y añadido sordina a las cuerdas. Inolvidable resulta la sublime subida hasta el re sobreagudo para continuar el canto por las alturas del agudo, entre un regusto de lamento:
.


III. Rondeau:Allegro: pleno de ideas, bullicioso, extrovertido en sus tres secciones, con un intermedio a ritmo de pavana con pizzicato de cuerdas, seguido de otra danza en allegretto, de riquísima melodía e instrumentación:
.
Videos de Barbebleuei

domingo, 14 de diciembre de 2008

Tercer domingo de Adviento: BWV 186a

Seguimos en Adviento, seguimos en “tempus clausum” en Leipzig. Afortunadamente también en Weimar compuso JS Bach una Cantata para este domingo: “Ärgre dich, o Seele nicht” (No te turbes, oh Alma mía) BWV 186a. Perdida la partitura original, nos ha llegado en su reelaboración en Leipzig para el Séptimo domingo tras la Trinidad: la BWV 186 de igual título, que nos servirá como ilustración.
.
Para ser más fieles a la obra de Weimar, destacaremos el aria de tenor “Mein Heiland lass sich merken” impregnada de la especial sonoridad del oboe da caccia, tal cual aparecía en el original de 1716:
.

Kurt Equiluz, tenor
Bach-Collegium Stuttgart
Helmuth Rilling

.
PS: la otra Cantata del catálogo bachiano para este domingo (BWV 141) en realidad es obra de Georg Philipp Telemann.
.
Para Josefina por sus emotivos comentarios

martes, 9 de diciembre de 2008

Kabanová y el Volga, en la distancia

Al final del primer invierno del actual otoño resultaba muy estimulante una escapada veloz y breve al Teatro Real. La excusa no era la belleza arquitectónica del teatro lírico madrileño. Más bien se trataba de concelebrar con él el estupendo ciclo Janácek que viene programando en los últimos tiempos. Esta temporada se sube al escenario su Katia Kabanova, una ópera de apogeo o madurez o como quiera denominarse dejando claro que es cosa genial. Añadamos al deseo, una competente protagonista, Karita Mattila, una orquesta motivada y en expertas manos, Jirí Belohlávek, y un húmedo montaje de reflejos y suicidios de Robert Carsen; más los correspondientes “ruegos y preguntas” de habituales del Castillo llamando a capítulo.
.
Como al final la impotencia mudó el deseo en melancolía, tiro de teoría para sustituir el dolor por placer.
.
Kát'a Kabanová (1919-1921) escrita sobre un libreto del propio Leos Janácek, basado en “La Tormenta” de Ostrovsky, es una trama claustrofóbica sobre el amor y la libertad contrapuestos al deber y la opresión. El lenguaje musical alcanza aquí su madurez y se hace más directo y brutal al rebufo de imponentes dinámicas. También más vanguardista en el tratamiento de la armonía, la personalísima tímbrica y la prepotencia de ritmos repetitivos e irregulares contra los que lucha y se derrota la melodía, creando en esa tensión la estructura musical. Belleza atrayente y desasosegante, una gema con poder psicológico cuyo aroma es hoy reconocible en Kaija Saariaho.
.
Para la ilustración musical tengo a mano un par de tomas sonoras del final del Acto III, con la misma soprano y el mismo director musical en el Met neoyorquino (cortesía de Operalou). Una forma de recrear en audio un viaje abortado:


.
.
PS: Para Pilar, con cariño y tristeza.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Segundo domingo de Adviento: BWV 70a

Era costumbre en Leipzig no interpretar ninguna música figurada entre el primer domingo de Adviento y la Navidad. JS Bach disponía de una Cantata para esta festividad que había sido interpretada en Weimar en 1716. Se trata de la BWV 70a “Wachet! Betet! Betet! Wachet!” hoy perdida. Pero sí nos ha llegado la reelaboración que hizo Bach para adaptarla al vigésimo sexto domingo tras la Trinidad: la BWV 70 de título homónimo.
.
De ésta última podemos pues echar mano para ilustrar la liturgia de hoy: sabemos que la 5ª sección correspondería a la tercera de la Cantata original. Se trata del aria para soprano “Lass' der Spötter Zungen schmähen” (Dejad las lenguas del escarnio maldecir) y la dinámica envoltura de cuerdas en su ritornello instrumental:


Arleen Augér, soprano
Bach-Collegium Stuttgart
Helmuth Rilling

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Zemlinsky (I): “Una Tragedia Florentina”

Alexander von Zemlinsky nació en Viena en 1871 en el seno de una familia de complejas raíces socio-culturales (padre eslovaco católico convertido al judaísmo, y madre mitad sefardita-mitad musulmana). Cursó sus estudios musicales en el prestigioso conservatorio vienés, y sus primeras composiciones merecieron el elogio de Brahms. En 1894 conoció a Schoenberg quien además de cuñado, sería su discípulo al igual que Korngold. En 1900 comenzó su gran carrera de director musical en el Theater an der Wien, pasando en 1907 a la Ópera de Viena de la mano de Mahler. Su gran etapa de director discurrió en Praga en el Neues Deutsches Theather donde tuvo como asistentes a personalidades como Erich Kleiber, Anton Webern, Georg Szell… Allí se convirtió en un dinamizador cultural de la ciudad, y estrenó Erwartung de Schoenberg y fragmentos del Wozzeck de Berg. En 1927 aceptó la oferta de Otto Klemperer para codirigir la Kroll Oper de Berlin. Debido al ascenso nazi volvió a Viena, y tras la anexión alemana de Austria se trasladó a Nueva York donde murió en 1942 dejando incompleta su última ópera.

Pese a su amistad, colaboración e incluso parentesco con Arnold Schoenberg, nunca se vio tentado por el dodecafonismo, alegaba que "necesitaba sentir junto a él el seguro de las relaciones de jerarquía tonal". Explorando y explotando el mundo de las disonancias y el cromatismo, desarrolló y engrandeció el expresionismo tonal de corte clásico, muy en la línea de Franz Schreker. Sus nunca disimuladas influencias provienen de Brahms y Wagner y llegan hasta Mahler y Richard Strauss.

Eine Florentinische Tragödie op. 16, basada en una obra teatral de Oscar Wilde traducida al alemán por Max Meyerfeld, fue estrenada en Stuttgart en enero de 1917. Seguía una moda imperante en esa época de óperas de ambientación renacentista italiana: Mona Lisa, Violanta, Die Gezeichneten, e incluso el Gianni Schicchi pucciniano.

Se trata de una ópera en un solo acto, que al igual que Salome o Elektra en cuyas fuente bebe, se abre con unos fieros acordes orquestales. No sólo comparte el arranque con esas dos obras maestras straussianas, sino todo el profundo desvarío psicológico de un ambiente claustrofóbico y decadente, cuya resolución exige la tragedia. Con tan sólo un triángulo amoroso protagonista va progresando la tensión dramática gracias a la magnífica orquestación de Zemlinsky. Tras la Obertura, a modo de escena de amor de los esposos, el clímax se va preparando poco a poco hasta la escena del asesinato, y se resuelve en un final lírico, imprevisto, enfermizo e irreal.
.
Con un pie en la más pura tradición brahmsiana y otro en el más descarado cromatismo, al límite de la tonalidad, es un canto al más limpio expresionismo entendido como ultrahiperromanticismo. La orquestación es muy sugestiva, como corresponde a un brillantísimo orquestador: sugerente, envolvente y de gran exuberancia tímbrica. La línea conductora de la obra son los ariosos de Simone, que van reflejando el profundo cambio psicológico que va sufriendo el personaje: simple y efectivo.

El comienzo de la obra, una alegoría entre el amor y la muerte, es una soberbia Obertura orquestal:



Simone, rico comerciante florentino, recién llegado de un viaje de negocios, se encuentra a su mujer Bianca con el Príncipe Guido Bardi. Tras la relación obsequiosa y mercantil del inicio, van dejando aflorar una antipatía mutua. Ya desde muy temprano introduce la primera alusión a la muerte:



Enemistad que va decantándose hacia el menosprecio por parte del noble, y el odio por parte del burgués según va asimilando la relación entre los dos amantes. El desenlace es obligado, la tensión es máxima y sólo la venganza y la sangre la puede calmar. Imprevisiblemente Simone mata a Guido. Tras el éxtasis, la gloria en una imposible reconciliación:

- ¿por qué no me habías dicho que eras tan fuerte?
- ¿por qué no me habías dicho que eras tan hermosa?



Iris Vermillion, mezzo (Bianca)
Heinz Kruse, tenor (Guido Bardi)
Albert Dohmen, barítono (Simone)
Royal Concertgebouw Orchestra
Riccardo Chailly
.